24 de noviembre de 2020
19 de agosto de 2007

O.Próximo.- El líder de la Fuerza Ejecutiva reconoce "ciertos abusos" contra los prisioneros encarcelados en Gaza

JERUSALÉN, 19 Ago. (EUROPA PRESS) -

El líder de la Fuerza Ejecutiva de Hamás, Jamal Jarrah, reconoció hoy que sus hombres han protagonizado "abusos" en la Franja de Gaza, y que han realizado prácticas de tortura a determinados prisioneros que se encuentran en sus cárceles, pero subrayó que "los medios de comunicación han exagerado estos sucesos", en declaraciones al diario 'Al Yawmiya', perteneciente al Movimiento de Resistencia Islámica, y recogidas por la agencia de noticias palestina Maan.

Jarrah manifestó que la Fuerza Ejecutiva "intenta minimizar las violaciones y abusos de los Derechos Humanos, y evitarlas durante el período de entrenamiento de nuestros miembros". Con todo, el máximo responsable de las fuerzas de seguridad de Hamás en la Franja admitió la existencia de "casos menores" donde sus milicias han desarrollado prácticas contra los Derechos Humanos.

Jarrah añadió que, ante tales situaciones, la Fuerza Ejecutiva ha formado comités de investigación para examinar todos los casos de abuso a sus prisioneros.

Del mismo modo, el responsable de facto de la seguridad en Gaza negó que 120 miembros de Al Fatá permanecieran bajo custodia en cárceles de Hamás. Jarrah afirmó que tales informaciones son "falsas" pero que "en el caso de que fueran verdad", los partidarios del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, estarían detenidos "por razones criminales y no por su orientación política".

En referencia a una posible integración de la Fuerza dentro de un organismo de seguridad más amplio, Jarrah desestimó la posibilidad de que la Fuerza Ejecutiva fuera asimilada por los servicios de seguridad palestinos en un futuro cercano, dado que el estatus de este cuerpo de seguridad está ligado a un acuerdo entre Al Fatá y Hamás.

De este modo, Jarrah negó toda posibilidad de que se forme una sección de la Fuerza Ejecutiva en Cisjordania, que se encuentra ahora bajo el Gobierno del presidente Abbas y, especialmente "por la presencia allí de las fuerzas de ocupación israelí".