14 de octubre de 2019
27 de febrero de 2018

La Organización para la Prohibición de Armas Químicas investiga si ha habido ataques químicos en Ghuta Oriental

La Organización para la Prohibición de Armas Químicas investiga si ha habido ataques químicos en Ghuta Oriental
REUTERS / STRINGER .

AMSTERDAM, 27 Feb. (Reuters/EP) -

La Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPCW) está investigando los recientes ataques al bastión rebelde de Ghuta Oriental (Siria) para determinar si se han utilizado municiones prohibidas por la Convención de Armas Químicas de 1997.

El pasado domingo, la OPCW comenzó a investigar informaciones sobre presunto uso de bombas de gas de cloro en los bombardeos a Ghuta oriental que comenzaron la semana pasada, según fuentes diplomáticas. Los líderes políticos de Francia, Estados Unidos y Reino Unido han asegurado que apoyarán que se emprendan acciones militares contra Damasco si se hallan pruebas de que las fuerzas leales al presidente del país, Bashar al Assad, han utilizado armas químicas.

La OPCW se concentrará, entre otros, en el ataque del domingo. Las autoridades de salud locales han dicho que en el bombardeo murió un menor y provocó síntomas similares a los de la exposición a gas de cloro, según fuentes anónimas.

La OPCW no determinará cuál de los bandos usó las armas químicas. El equipo de la organización no tiene intención de viajar a Ghuta por los posibles problemas de seguridad (en dos visitas previas en 2013 y en 2014, los inspectores de la OPCW sufrieron sendas emboscadas) pero reunirá testimonios, evidencia de imágenes y vídeos y entrevistas con expertos médicos.

La investigación de OPCW se ha puesto en marcha poco después de que Rusia haya ordenado la apertura de un corredor de evacuación y el establecimiento de una tregua diaria de cinco horas para permitir que los 400.000 residentes de Ghuta Oriental abandonen la zona.

El uso de gas de cloro como arma química está prohibido según la Convención de Armas Químicas: si se inhala, se convierte en ácido hidroclohrídrico en los pulmones y la acumulación de fluidos puede acabar ahogando a las víctimas. Siria firmó la convención en 2013.

En abril, Estados Unidos lanzó 59 misiles crucero a la base aérea siria de Shayrat, argumentando que fue utilizada por las fuerzas leales a Al Assad para llevar a cabo el ataque con gas sarín contra Jan Sheijoun (Idlib) en el que 80 personas perdieron la vida, muchas de ellas mujeres y niños. Siria y su aliado más cercano, Rusia, que proporciona a Al Assad apoyo militar, niegan que hayan utilizado armas químicas y culpan a las milicias rebeldes.

Un Mecanismo de Investigación Conjunta entre la ONU y la OPCW, establecido por Naciones Unidas para identificar a los responsables de los ataques de armas químicas, dijo en 2016 que las fuerzas del Gobierno sirio habrían utilizado gas clorhídrico en tres ocasiones.

El organismo concluyó en 2017 que las fuerzas leales a Al Assad también estuvieron detrás del ataque de gas sarín contra Jan Sheijoun. Rusia ejerció su veto en el Consejo de Seguridad de la ONU para impedir renovar el mandato de la misión. El uso de armas químicas se ha vuelto sistemático en Siria, pero las tensiones políticas entre las potencias occidentales y Rusia han paralizado a la ONU y a la OPCW, impidiendo que actúen contra las violaciones al Derecho Internacional.

Para leer más