21 de septiembre de 2020
29 de julio de 2020

Ouattara pide a su partido "tiempo para meditar" la petición de que se presente a un tercer mandato en Costa de Marfil

Ouattara pide a su partido "tiempo para meditar" la petición de que se presente a un tercer mandato en Costa de Marfil
El presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara - PICTURE ALLIANCE / DPA - ARCHIVO

MADRID, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, ha pedido este miércoles a su partido "tiempo para meditar" su petición de que se presente a un tercer mandato al frente del país tras la repentina muerte del primer ministro y hasta entonces candidato gubernamental, Amadou Gon Coulibaly.

La muerte de Gon Coulibaly a principios de julio ha llevado a la Agrupación de Houphouetistas por la Democracia y la Paz (RHDP) a pedir de forma insistente al presidente que deje de lado su promesa de limitarse a los dos mandatos contemplados por la Constitución y postularse nuevamente al cargo.

Así, el ministro de Defensa, Hamed Bakayoko, se pronunció el domingo en este sentido, dando carpetazo así a las informaciones que le señalaban como candidato, mientras que el director ejecutivo de la formación, Adama Bictogo, dijo el 10 de julio que, si bien respetaba la decisión de Ouattara, la situación ahora "es diferente".

La RHDP había convocado este miércoles un congreso político extraordinario para abordar la situación, del que se esperaba que saliera el candidato del partido a las elecciones. Sin embargo, Ouattara ha pedido "tiempo para meditar" y ha agregado que "no decepcionará".

"Tomo nota de vuestra demanda", ha señalado. "Pido que sigáis teniendo en mente a Amadou Gon Coulibaly y que me déis tiempo para meditar antes de dar próximamente una respuesta. No puedo ser insensible", ha argüido el mandatario.

"Amadou hubiera sido un gran presidente para Costa de Marfil", ha dicho el presidente, quien ha manifestado que "con la desaparición de Amadou, Costa de Marfil ha perdido un modelo", según ha informado el diario marfileño 'Fraternité Matin'.

A pesar de la postura adoptada por Ouattara, las peticiones para que se presente a las urnas han continuado en el seno del partido. En este sentido, Adepo Yao François, portavoz de los alcaldes y consejeros del partido, ha incidido en que es el mejor candidato posible.

El fallecimiento de Gon Coulibaly tuvo lugar en un momento delicado, a falta de pocos meses para las elecciones. Los partidos de los expresidentes Laurent Gbagbo y Henri Konan Bédié, principales rivales de Ouattara, anunciaron en mayo que aunaban esfuerzos de cara a la cita con las urnas.

De hecho, Bédié, de 86 años, fue designado el lunes como candidato del opositor Partido Democrático de Costa de Marfil (PDCI) de cara a las presidenciales, previstas para el mes de octubre.

GBAGBO PIDE PODER VOLVER AL PAÍS

Por otra parte, Gbagbo ha presentado ya una demanda para que se le entregue un pasaporte para poder volver al país, tras ser absuelto en 2019 de una serie de delitos que incluyen asesinato, violación, persecución y otros actos inhumanos, todos ellos relativos a la escalada de violencia que se desató tras las elecciones de 2011 y que se saldó con unos 3.000 muertos.

Habiba Touré, abogada de Gbagbo, ha destacado que "en su calidad de expresidente, podría haberse beneficiado de un pasaporte diplomático", algo que no le ha sido concedido por las autoridades marfileñas, tal y como ha recogido la emisora Radio France Internationale.

En este sentido, ha denunciado una "instrumentalización de la justicia con fines manifiestamente políticos" y ha agregado que Gbagbo ha procedido a pedir un pasaporte ordinario ante la Embajada del país africano en Bélgica.

En respuesta, el ministro de Comunicación de Costa de Marfil, Sidi Tiémoko Touré, ha subrayado que la Embajada ha trasladado al Gobierno la petición de Gbagbo y ha recalcado que "el asunto está en curso". "Gbagbo es un marfileño como cualquier otro y recibirá sus documentos", ha zanjado.

Muchos marfileños temen que otra polémica electoral pueda conducir a una nueva oleada de violencia como la registrada tras los comicios de 2010, cuando Gbagbo se negó a reconocer la victoria de Ouattara, que remachó una década turbulenta en la que Costa de Marfil tiró por tierra años de avance próspero y estable.

Para leer más