21 de septiembre de 2020
14 de agosto de 2020

Los países bálticos, Polonia, Dinamarca y República Checa piden sancionar a Bielorrusia

Los países bálticos, Polonia, Dinamarca y República Checa piden sancionar a Bielorrusia
Despliegue policial en las calles de Minsk - CELESTINO ARCE LAVIN / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

BRUSELAS, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de seis países de la UE, encabezados por Estonia, han pedido sancionar al régimen de Bielorrusia por la represión de los últimos días contra las protestas que han estallado en todo el país por el resultado de las elecciones presidenciales del pasado domingo.

Lituania, Letonia, Polonia, Dinamarca y República Checa se han adherido a un comunicado de Tallín en el que solicitan al Consejo de Asuntos Exteriores de la UE, reunido este viernes de manera extraordinaria, que dé pasos en esa dirección.

"Pedimos debatir el apoyo a la sociedad civil en Bielorrusia y la posibilidad de imponer medidas restrictivas contra aquellos responsables de las violaciones de Derechos Humanos en el país", ha indicado este grupo de países.

Polonia y los países bálticos representan la línea dura de la UE frente a Minsk --Letonia, Polonia y Lituania cuentan con frontera terrestre con Bielorrusia-- y la propia candidata de la oposición, Svetlana Tijanovskaya, huyó a Lituania tras denunciar persecución en su país.

Otro de los socios europeos más critico con Bielorrusia es Alemania, cuyo ministro de Exteriores, Heiko Maas, ha hablado antes del encuentro de que la UE debe "aumentar la presión sobre Bielorrusia". "Los resultados deben ser revisados y los responsables de la represión, sancionados", ha zanjado el ministro germano.

Países como España o Francia mantienen un perfil más bajo y no mencionan las sanciones de forma explícita. En el caso de Madrid, la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha asegurado que apoyará la exigencia a Minsk para que cese la violencia, ponga en libertad a los detenidos arbitrariamente e inicie un diálogo con la sociedad civil.

Queda por ver la posición de gobiernos más cercanos a Bielorrusia, como es el caso de Hungría. A principios de verano defendió que se levantasen las últimas sanciones que pesan sobre Minsk, aunque durante los altercados tras las elecciones no obstaculizó la declaración del Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, en la que la UE dijo que las elecciones no habían sido "libres" y se abría a imponer restricciones.