7 de agosto de 2020
1 de febrero de 2018

Pakistán amplía en 60 días el permiso de estancia para los refugiados afganos

Pakistán amplía en 60 días el permiso de estancia para los refugiados afganos
REUTERS / CAREN FIROUZ

ISLAMABAD, 1 Feb. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Pakistán ha ampliado en 60 días el permiso de estancia de los refugiados afganos asentados en su territorio, un periodo más breve que el que había propuesto el Ministerio encargado de este asunto.

Pakistán es el segundo país a nivel mundial con mayor número de refugiados. Decenas de miles de afganos llevan refugiándose en el país vecino desde la invasión soviética de 1979. Durante años, los carnés de prueba de registro que les concedían a estos inmigrantes el estatus de refugiados eran renovados por largos periodos, incluso durante un año.

Sin embargo, la tensión entre Islamabad y Kabul ha hecho que se acrecienten los temores de que Pakistán pueda expulsar a los refugiados afganos, sobre todo después de que se les concediera una renovación del permiso de estancia de tan solo un mes a principios de año.

El miércoles, el Ministerio paquistaní de las Fronteras, que se encarga de todo lo concerniente a los refugiados, recomendó una ampliación de cinco meses del permiso de residencia, pero el Gobierno ignoró la recomendación y ordenó una ampliación más corta.

En 2016, volvieron a Afganistán casi 400.000 refugiados debido a una campaña de presión por parte de Pakistán, mientras que en 2017 solo lo hicieron 60.000.

'PRESIÓN'

Todo retorno masivo de refugiados a Afganistán pondría a prueba la capacidad de gestión del Gobierno y de las agencias internacionales, ha declarado la representante en el país de ACNUR, Fathiaa Abdalla.

"Sometería a presión a los servicios públicos, a la ayuda humanitaria y se convertiría en mayor o menor grado en una emergencia que no sería buena ni para el país ni para la gente", ha afirmado Abdalla. "De ahí la importancia de que (los refugiados) vuelvan de manera gradual y voluntaria", ha añadido la representante de ACNUR.

Afganistán tiene ya problemas por el elevado número de desplazados internos. En 2017, 360.000 afganos se vieron obligados a abandonar sus hogares por la violencia en el territorio, según la ONU. Más de 17.000 personas tuvieron que trasladarse solo durante la semana pasada, ha subrayado la Organización de Naciones Unidas para la Coordinación de Asistencia Humanitaria.

Oxfam ha recalcado que Afganistán no goza de la suficiente seguridad como para que grandes números de personas se instalen allí y ha manifestado que "decir lo contrario es ignorar la realidad y poner a vidas en peligro".

RELACIONES BILATERALES TENSAS

Las relaciones entre Pakistán y Afganistán se han deteriorado en los últimos años y viven un momento especialmente crítico después de que se hayan producido dos atentados que han dejado más de 100 muertos en Kabul.

El Gobierno estadounidense y el afgano insisten en que los talibán y otros grupos terroristas preparan sus ataques en refugios seguros en Pakistán y reclaman al Gobierno del país para que haga más al respecto.

Pakistán ha reconocido que los grandes números de refugiados son una carga y ha añadido que los terroristas islamistas se podrían esconder entre ellos. El Gobierno paquistaní denunció en enero que un supuesto dron de Estados Unidos bombardeó un campamento de refugiados junto a la frontera afgana pero el Ejecutivo norteamericano lo ha negado.