9 de abril de 2020
28 de junio de 2008

Pakistán.- El primer ministro Gilani lamenta los actos de violencia en la provincia de Frontera Noroeste

ISLAMABAD, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro paquistaní, Sayed Yusaf Raza Gilani, lamentó hoy los actos de violencia registrados en la provincia de la Frontera Noroeste y que ha llevado al Ejército a ordenar un asalto contra los milicianos talibán, que ha provocado a su vez la suspensión de las conversaciones unliaterales por parte del líder miliciano Baitulá Meshud.

"Somos un Gobierno político y queríamos zanjar todos los problemas a través del diálogo", explicó Gilani, añadiendo que el Gobierno no permitirá que los talibán afganos empleen ni un sólo centímetro de su territorio para sus propósitos, en declaraciones recogidas por la Associated Press de Pakistán.

Gilani comentó que el Gobierno está adoptando todas las medidas posibles para mantener la paz y la tranquilidad, y reiteró que la fuerza sería el último recurso a emplear para conseguir estos objetivos.

El primer ministro responsabilizó finalmente a los milicanos de forzar al Gobierno a adoptar medidas drásticas, ya que el objetivo de Islamabad es "llevar la normalidad a la provincia".

Por su parte, Meshud anunció hoy la suspensión unilateral de las conversaciones de paz que estaba desarrollando con el Gobierno de Islamabad, después de que las fuerzas de seguridad paquistaníes iniciaran hoy un asalto contra los guerrilleros apostados cerca de la ciudad de Peshawar, en la frontera con Afganistán.

"Las conversaciones quedarán suspendidas hasta que el Gobierno deje de atacarnos", explicó Meshud, que se encuentra en paradero desconocido, pero presumiblemente en algún punto de la región montañosa que separa ambos países.

Las fuerzas de seguridad paquistaníes comenzaron hoy las operaciones de asalto contra las milicias que operan en el paso del Jíber, sin que hasta el momento se hayan producido bajas, según informaron las autoridades.

"La operación procede según el plan. Por el momento, ni hay resistencia, ni bajas", declaró el jefe de Policía de la provincia Frontera Noroeste, de la que Peshawar es capital, Malik Naveed Khan.

De momento, la ofensiva se ha concentrado en la ciudad de Bara, cerca de la frontera con Afganistán, allí "se ha impuesto el toque de queda, y todas las carreteras de acceso se encuentran cortadas", declararon fuentes de seguridad bajo el anonimato.