22 de enero de 2020
11 de diciembre de 2019

El Parlamento húngaro aprueba una ley para incrementar el control del Gobierno sobre los teatros del país

El Parlamento húngaro aprueba una ley para incrementar el control del Gobierno sobre los teatros del país
Parlamento de Hungría. - REUTERS - ARCHIVO

BUDAPEST, 11 Dic. (DPA/EP) -

El Parlamento de Hungría ha aprobado este miércoles una ley para incrementar el control del Gobierno sobre los teatros del país con un procedimiento de emergencia que ha sido sacado adelante por la mayoría parlamentaria que apoya al primer ministro, Viktor Orban.

Durante la votación, que ha contado con el apoyo de 115 legisladores mientras que 53 han estado en contra, los diputados de la oposición han aparecido con máscaras negras de teatro, según ha informado el medio 444.hu.

En la ley se contempla la creación de un Consejo Nacional Cultural para "centralizar" la dirección estratégica de los diferentes sectores culturales por parte del Gobierno, así como incrementar su labor en la dirección de los teatros municipales y su financiación.

La decisión del Gobierno en el ámbito cultural se produce tras el retroceso que sufrió el partido de Orban en las elecciones locales, donde perdió frente a la oposición en Budapest y otras diez ciudades clave. Además, el Gobierno ha presentado y aprobado esta ley cultural a pesar de la petición que presentaron más de 50.000 personas en su contra.

En esta petición, sostenían que el Gobierno pretende "arrasar" con los fondos nacionales para la cultura y nombrar a sus propios directores de teatro, utilizando la financiación como una ventaja y según los firmantes esto acabaría con la financiación de los teatros independientes "condenándoles a una muerte segura".

El pasado lunes, miles de personas se concentraron en Budapest junto al nuevo alcalde de la ciudad, Gergely Karacsony, para protestar contra esta medida.

Orban ha estado bajo el punto de mira de la Unión Europea por debilitar las instituciones democráticas desde que llegó al poder por segunda vez en 2010. Desde entonces, ha cambiado la ley electoral para adaptarla a su partido, Fidesz, y ha intentado reprimir a los medios críticos con su Gobierno y a las organizaciones no gubernamentales.