7 de julio de 2020
7 de abril de 2020

El partido gobernante sigue adelante con su plan de elecciones por correo en Polonia pese al rechazo opositor

La Cámara Alta ha dado luz verde a una ley que autoriza el voto por correo, cuya aprobación podría ralentizar ahora el Senado

El partido gobernante sigue adelante con su plan de elecciones por correo en Polonia pese al rechazo opositor
Las calles de Varsovia vacías por el confinamiento por el coronavirus - GRZEGORZ BANASZAK/ZUMA WIRE/DPA

VARSOVIA, 7 Abr. (DPA/EP) -

El partido gobernante en Polonia, Ley y Justicia (Pis) consiguió sacar adelante a última hora del lunes una nueva ley en la Cámara Baja que autoriza el voto por correo como única opción para las elecciones presidenciales previstas para el 10 de mayo pese al rechazo de la oposición, que amenaza con ralentizar su adopción definitiva en el Senado.

"Con independencia de la epidemica de coronavirus (...) el PiS está llevando a cabo un golpe de Estado para garantizarse el pleno poder en los próximos años", ha denunciado Malgorzata Kidawa-Blonska, una de las candidatas opositoras a la Presidencia, en su Twitter.

Desde la oposición, esgrimen que el voto por correo a nivel nacional en plena pandemia pondría vidas en peligro, sería una pesadilla a nivel organizativo, llevaría al caos y a una baja participación y podría infringir la seguridad y la confidencialidad del voto.

Asimismo, argumentan que en virtud de una sentencia del Tribunal Constitucional, los cambios en la ley electoral tienen que realizarse seis meses antes de la cita con las urnas, algo que no ocurre en este caso, ya que los comicios están previstos el 10 de mayo.

La oposición esgrime que el PiS y su líder, Jaroslaw Kaczynski, quieren mantener las presidenciales a cualquier precio para que salga reelegido su candidato, Andrzej Duda, ya que de aplazarse los ciudadanos podrían no darle su apoyo dada la mala gestión que están haciendo las autoridades de la crisis del coronavirus.

En este sentido, desde la oposición se ha reclamado repetidamente que se declare el estado de desastre natural, lo cual desencadenaría de forma automática un aplazamiento de las elecciones hasta al menos 90 días después de que la situación sea revocada. Sin embargo, el PiS sostiene que introducir el estado de emergencia solo para aplazar los comicios sería un delito contra la Constitución.

EL SENADO AGOTARÁ PLAZOS

La ley aprobada este lunes tiene que ser refrendada también por el Senado, que dispone de 30 días para pronunciarse, y promulgada por el presidente antes de entrar en vigor.

El Senado "tendrá que hacer el trabajo (...) para el que no hubo tiempo en la Cámara Baja", ha defendido este martes su presidente, Tomasz Grodzki, del partido opositor Plataforma Cívica. En la sesión del lunes de la Cámara Baja, la ley fue aprobada en cuestión de horas dada la mayoría de que goza el PiS.

La Cámara Alta buscará la opinión, entre otros, del defensor del pueblo, de la Comisión Electoral, y del Tribunal Supremo y probablemente agotará el plazo de 30 días que tiene para estudiar la ley, ha adelantado Grodzki. En consecuencia, el texto podría ser enviado de vuelta a la Cámara Baja para su aprobación definitiva solo unos días antes del 10 de mayo.

Solo entonces, asumiendo que la ley es promulgada en su formato actual, el presidente de la Cámara Baja podrá aplazar las elecciones, probablemente hasta el 17 o el 23 de mayo, para dar más tiempo para la preparación del voto posta. No obstante, la oposición también cuestiona la legalidad de esta disposición.

Entretanto, el viceprimer ministro saliente, Jaroslaw Gowin, quien anunció su renuncia el lunes, está buscando una solución alternativa que permitiría aplazar los comicios. El lunes por la noche un grupo de diputados vinculados a Gowin presentaron un proyecto de ley para enmendar la Constitución. Según la propuesta, el mandato presidencial sería ampliado a siete años, con las elecciones aplazadas hasta 2022.

Hasta este martes, Polonia contabiliza 4.532 casos confirmados de coronavirus y 111 víctimas mortales.

Para leer más