28 de febrero de 2021
28 de noviembre de 2014

Peña Nieto promete rapidez para aplicar el nuevo plan de seguridad

MÉXICO DF, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, ha prometido rapidez en la aplicación del paquete de medidas que anunció el jueves para expulsar al crimen organizado de la vida política con el fin de evitar más casos como el de Iguala.

Peña Nieto ha admitido que las diez medidas anunciadas representan "una ruta realmente desafiante", pero se ha comprometido a que "se materialicen, a que se vuelvan una realidad en beneficio de todos los mexicanos".

"Varios de los temas anunciados han sido postulados en el pasado, se había debatido sobre ellos, sin embargo, ninguno de estos proyectos son una realidad, no se han materializado", ha criticado, durante la inauguración del Hospital Nacional Homeopático en México DF.

El jefe de Estado ha reiterado que, para implementar el plan del Gobierno, necesitará la ayuda de todos los partidos políticos y de la sociedad civil. "Es claro que tenemos que acelerar el paso. Ese es el reto", ha enfatizado, según informa el diario mexicano 'Milenio'.

PLAN CONTRA EL CRIMEN

La principal medida de este decálogo es la elaboración de una ley integral contra el crimen organizado, centrada en evitar su infiltración en la política municipal y que reforzará, por tanto, la autoridad estatal y federal.

A este respecto, Peña Nieto avanzó que la norma jurídica permitirá que, cuando haya indicios de connivencia entre los criminales y las autoridades municipales, el Gobierno federal podrá disolver el Ayuntamiento y asumir temporalmente las competencias locales.

Otro de los ejes de este plan nacional es la supresión de las policías municipales, en las que la infiltración del crimen organizado es más fácil por la práctica ausencia de controles, que pasarán a integrarse en una única policía estatal.

Asimismo, se redefinirán las competencias en materia penal para que ninguno de los niveles de Gobierno tenga "excusas" para no investigar una denuncia, según ha informado la prensa mexicana.

Ello se complementará --ha anunciado-- con la creación de un teléfono único de emergencias (911) que operará en todo el territorio nacional y con "una amplia agenda de reformas para mejorar la Justicia ordinaria".

Peña Nieto también anunció leyes generales de tortura y desaparición forzada para establecer protocolos y procedimientos exhaustivos contra estas prácticas y, en un paso más, crear un sistema nacional de búsqueda de personas desaparecidas.

Para leer más