8 de abril de 2020
23 de julio de 2018

Un periodista de Reuters acusa a un policía de Birmania de incriminarle entregándole documentos que no solicitó

Un periodista de Reuters acusa a un policía de Birmania de incriminarle entregándole documentos que no solicitó
REUTERS / STRINGER . - ARCHIVO

RANGÚN, 23 Jul. (Reuters/EP) -

Un periodista de la agencia británica Reuters encarcelado en Birmania ha sostenido este lunes durante una vista judicial que los documentos por los que se le acusa de violar la ley sobre secretos de Estado fueron plantados por un oficial de la Policía que se los entregó, pese a que no se los había pedido, para tenderle una trampa.

Wa Lone, de 32 años, que empezó a testificar la semana pasada, ha indicado que este agente mintió posteriormente ante el tribunal y ha manifestado que ha respetado la ética periodística en sus informaciones sobre una matanza de rohingyas en 2017.

Wa Lone y Kyaw Soe Oo, de 28 años, están siendo juzgados bajo el Acta de Secretos Oficiales, aprobada durante la era colonial. Ambos se han declarado no culpables y se exponen a sentencias de hasta catorce años de cárcel.

En el momento en el que fueron arrestados los dos periodistas estaban trabajando en un reportaje de investigación sobre la masacre de diez rohingyas cometida por militares y civiles budistas en una aldea de Rajine durante la última ofensiva militar que ha provocado la huida de 700.000 miembros de esta comunidad musulmana al vecino Bangladesh.

Así, Wa Lone ha reiterado que la Policía les tendió una trampa al entregarles unos documentos "que no pidieron" minutos antes de su arresto, que tuvo lugar el 12 de diciembre. "Los documentos hallados en mis manos fueron entregados por el agente Naing Lin para tendernos una trampa y arrestarnos", ha manifestado.

Naing Lin testificó durante las vistas previas al jucio que se reunió con los periodistas en un restaurante, pero dijo que no les entregó ningún documento, por lo que el periodista le ha acusado de facilitar un testimonio falso.

Wa Lone denunció la semana pasada que la Policía le había privado del sueño y trasladado encapuchado a un centro de interrogatorios tras su arresto. El interrogatorio se centró sobre las informaciones en torno a la matanza, y no los citados documentos.

En este sentido, ha vuelto a defender el trabajo periodístico que ambos llevaron a cabo. "No estaríamos haciendo nuestro trabajo como periodistas si hubiéramos ignorado estas violaciones de la ley. Cubrimos el asunto de Rajine, y por eso hacemos frente a juicio y todos estos problemas desde hace meses", ha indicado.

El portavoz del Gobierno, Naw Htay, ha declinado hacer comentarios sobre los procedimientos y ha sostenido que los tribunales del país son independientes.

Para leer más