25 de octubre de 2020
22 de septiembre de 2020

El PMA alerta del aumento de la inseguridad alimentaria en el norte de Mozambique por el conflicto

El PMA alerta del aumento de la inseguridad alimentaria en el norte de Mozambique por el conflicto
Una madre y su hijo esperan a recibir ayuda alimentaria del PMA en Cabo Delgado, Mozambique - WFP/FALUME BACHIR

La agencia de la ONU pide fondos urgentes para no tener que comenzar a reducir su asistencia a partir de diciembre

MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

El creciente conflicto junto al continuado deterioro de la seguridad alimentaria en la región de Cabo Delgado han provocado que más de 300.000 personas huyan de sus hogares y localidades, abandonando sus cosechas y quedando completamente dependientes de la ayuda alimentaria, denuncia el Programa Mundial de Alimentos (PMA), preocupado por la situación en esta provincia del norte de Mozambique.

"Estamos profundamente preocupados por la situación humanitaria que se está desarrollando en Cabo Delgado, donde el conflicto y la violencia han dejado a la población sin acceso a comida y sus medios de vida", ha reconocido la representante del PMA en Mozambique, Antonella D'Aprile.

"La creciente inseguridad y la escasa infraestructura suponen que llegar a las personas que lo necesita es cada vez más difícil y ahora con la COVID-19 la crisis se vuelve aún más compleja", ha subrayado. Cabo Delgado es la segunda región del país más castigada por la pandemia.

El éxodo continuado de población debido a los cada vez más frecuentes ataques por parte de los yihadistas que operan bajo la bandera de Estado Islámico en África Central (ISCA) hace temer ahora una rápida propagación del coronavirus hacia otros lugares.

Algunos de los que han huido han buscado refugio cada vez más en otras regiones, como Nampula y Niassa, pero también hay quienes han cruzado hacia la vecina Tanzania, lo cual, según el PMA, genera el temor en la comunidad internacional de una posible "regionalización del conflicto".

Por otra parte, la creciente inseguridad ha aumentado la amenaza del hambre en Cabo Delgado, dado que las comunidades han perdido el acceso a alimentos y a fuentes de ingresos. Según el sistema de alerta temprana de hambrunas FEWSNET, se espera que las comunidades se mantenga en el nivel 3 de los 5 con los que se evalúa la inseguridad alimentaria hasta principios de 2021.

ELEVADA DESNUTRICIÓN INFANTIL

Además, ha resaltado el PMA, la situación preocupa aún más por el hecho de que esta provincia es la segunda en cuanto a tasa de desnutrición crónica en todo el país, con más de la mitad de los menores de 5 años en esta situación. "Cualquier embate adicional podría deteriorar la situación, especialmente para mujeres y niños", ha prevenido la agencia de la ONU.

Ante esta situación, el PMA necesita urgentemente 4,7 millones de dólares al mes para poder ayudar a los desplazados internos en el norte de Mozambique, a falta de los cuales se verá obligado a reducir las raciones alimentarias que suministra a partir de diciembre. Pese a los desafíos, la agencia de la ONU en colaboración con el Gobierno mozambiqueño, prevé atender a 300.000 personas al mes en Cabo Delgado, Nampula y Niassa.

La provincia de Cabo Delgado es escenario desde octubre de 2017 de ataques por parte de un grupo islamista al que popularmente se conoce como Al Shabaab pero que no estaría vinculado con el grupo del mismo nombre que opera en Somalia y está ligado a Al Qaeda.

Desde junio de 2019, ISCA ha venido reivindicando ataques en la zona y desde marzo de este año, sus acciones se han intensificado, atacando varias ciudades importantes, incluida Mozimboa da Praia, tomada por última vez a mediados de agosto y de la que los insurgentes aún no se habrían retirado.