13 de diciembre de 2019
18 de noviembre de 2019

Polémica en Alemania por la subasta en Múnich de parafernalia nazi

Polémica en Alemania por la subasta en Múnich de parafernalia nazi
Polémica en Alemania por la subasta en una casa de pujas de Múnich de parafernalia nazi, entre la que hay objetos que pertenecieron a Hitler. - REUTERS / AGUSTIN MARCARIAN - ARCHIVO

BERLÍN, 18 Nov. (DPA/EP) -

La casa de subastas Hermann Historica lleva varios días lidiando con las críticas de varios sectores de la sociedad alemana tras hacerse público que llevarían a cabo la subasta de un lote de hasta 842 objetos nazis, algunos de los cuales pertenecieron al mismísimo Adolf Hitler

La polémica en torno a la subasta, que se llevará a cabo el miércoles por la mañana en Múnich, aumentó durante la semana pasada cuando el rabino y presidente de la Asociación Judioeuropea (EJA, por sus siglas en inglés), Menachem Margolin, escribió a la casa de subastas pidiendo que reconsiderara la puja de dichos objetos.

"Le pido otra vez que retire de la subasta los objetos nazis, pues se mandaría un mensaje de que algunas cosas, particularmente aquellas que están manchadas de sangre, no deberían ser comercializadas", escribió Margolin en una misiva fechada el pasado 11 de noviembre.

"Le escribo para pedir de manera respetuosa que retire la subasta. No es tanto una petición legal como moral. Lo que hace no es ilegal, pero sí está mal", insistía en su escrito el rabino.

LAS PERTENENCIAS DE HITLER

Entre los objetos de la subasta están una chistera que una vez perteneció a Hitler, un vestido de cóctel que utilizó su mujer, Eva Braun, y una edición de lujo del 'Mein Kampf', que escribió el genocida.

Por su parte, el director de Hermann Historica, Bernhard Pacher, ha denunciado que desde que recibieron la misiva por parte de la EJA numerosos correos electrónicos han ido llegando a sus oficinas, muchos de ellos insultándoles.

Pese a ello, la puja seguirá en pie, tal y como ha defendido Pacher, quien ha asegurado que la compañía lleva siempre a cabo un pequeño control de lo que hacen sus clientes con los productos una vez adquiridos en las subastas.

"Es nuestro trabajo prevenir que la gente equivocada se haga con estos objetos. Habrá altas medidas de seguridad, pero es inevitable asegurar que una persona u otra con una ideología equivocada no pueda pujar", ha justificado Pacher.

No es la primera vez que esta casa de subastas tiene que hacer frente a las críticas por la venta de parafernalia nazi. Sin ir más lejos, en 2016 la compañía vendió la chaqueta de un uniforme vestido por Hitler por 275.000 euros.

Contador

Para leer más


Lo más leído en Internacional