25 de abril de 2019
2 de marzo de 2010

La Policía paquistaní presenta cargos contra los cinco jóvenes norteamericanos por planear atentados

La Policía paquistaní presenta cargos contra los cinco jóvenes norteamericanos por planear atentados
REUTERS

SARGODHA (PAKISTÁN), 2 Mar. (Reuters/EP) -

La Policía paquistaní ha presentado este martes cargos por planear atentados terroristas contra los cinco jóvenes norteamericanos detenidos en el país el pasado año, según informó el abogado defensor, Hassan Dastagir.

Los cinco estudiantes, de unos 20 años, fueron detenidos en diciembre en la ciudad de Shargoda, a 190 kilómetros al sudeste de Islamabad, y acusados por contactar por Internet con milicianos para planear atentados terroristas.

Los norteamericanos no han sido acusados formalmente, pero la policía presentó los cargos ante un tribunal antiterrorista en Sargodha, explicó el abogado. "El tribunal recibió el Challan (la hoja de cargos) que recogía los cargos de conspiración criminal, por su intención de ir a países vecinos para derrocar sus Gobiernos y conseguir fondos para incrementar los actos terroristas", explicó Dasgatir a Reuters.

El tribunal espera los cargos formales para la próxima audiencia el 10 de marzo, añadió. Los cinco, que declararon anteriormente en el tribunal que sólo querían proporcionar ayuda médica y financiera a musulmanes en Afganistán, se enfrentan a cadena perpetua si les declaran culpables, explicó el abogado.

La Policía ha dicho que los hombres --dos de ellos de origen paquistaní, uno egipcio, uno yemení y uno de origen eritreo-- quería ir a Afganistán para unirse a los talibán y luchar contra las fuerzas afganas y occidentales. Los agentes han asegurado que los correos electrónicos demostraban que estaban en contacto con milicianos paquistaníes y que éstos planeaban utilizarles en posibles ataques en Pakistán.

Mientras que los jóvenes han acusado a la Oficina de Investigación Federal de Estados Unidos (FIB) y a la Policía paquistaní de torturarles y de incriminarles, las autoridades paquistaníes niegan las acusaciones de malos tratos.