17 de octubre de 2019
  • Miércoles, 16 de Octubre
  • 11 de agosto de 2019

    El presidente de Afganistán dice que "la paz se acerca" pero agrega que el futuro del país "no puede ser decidido fuera"

    El presidente de Afganistán dice que "la paz se acerca" pero agrega que el futuro del país "no puede ser decidido fuera"
    Ashraf GhaniREUTERS / OMAR SOBHANI - ARCHIVO

    MADRID, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

    El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, ha afirmado este domingo que "la paz se acerca" y ha recalcado que el futuro del país "no puede ser decidido fuera", en medio de las conversaciones entre los talibán y las autoridades de Estados Unidos, de las que hasta ahora ha sido excluido el Gobierno de Kabul.

    "La paz es la demanda de todos los afganos y no hay duda de que la paz se acerca. Una paz con dignidad para todos los afganos", ha manifestado tras los rezos con motivo de la festividad musulmana de Eid al Adha, según la cadena de televisión local Tolo TV.

    Sin embargo, ha reiterado que el futuro del país "no puede ser decidido fuera, ya sea en las capitales de amigos, archienemigos o vecinos". "El futuro de Afganistán será decidido aquí, en esta patria", ha manifestado.

    "No queremos una paz en la que los afganos no tengan dignidad. No queremos una paz que cause que la gente abandone su país. No queremos una fuga de cerebros y no queremos que se sequen las inversiones", ha apuntado, tal y como ha recogido la cadena de televisión local 1TV.

    Asimismo, ha subrayado que las autoridades están llevando a cabo los preparativos para las próximas elecciones presidenciales, previstas para septiembre, y ha recalcado que "sólo la votación de la población puede legitimar al Gobierno".

    Los talibán llevan meses dialogando con diplomáticos estadounidenses para acordar la retirada de más de 20.000 efectivos de las fuerzas internacionales de Afganistán a cambio de garantías de que el país no será usado como base para ataques terroristas.

    Sin embargo, hasta ahora se han negado a negociar directamente con el Gobierno de Ghani, al que consideran un "títere" de Occidente. Ante la ausencia de un alto el fuego, los insurgentes mantienen sus ataques y las fuerzas de seguridad continúan con sus operaciones.

    El Gobierno de Afganistán anunció la semana pasada la formación de un equipo negociador de cara a mantener contactos directos con los talibán, que el 3 de agosto iniciaron una nueva ronda de contactos con Washington.

    "En Doha, si los talibán hacen su parte, nosotros haremos la nuestra y concluiremos el acuerdo en el que hemos estado trabajando", manifestó el 31 de julio el enviado especial de Estados Unidos para Afganistán, Zalmay Khalilzad.

    En este sentido, un alto cargo de los talibán afirmó el viernes que las delegaciones de los insurgentes y el Gobierno estadounidense podrían firmar la semana que viene un acuerdo de paz.

    El mulá Jairulá Jairjuá, resaltó que las conversaciones continuarán tras el Eid al Adha, que finaliza el 13 de agosto, y que tras ello se podría producir la firma del acuerdo.

    Así, detalló que el acuerdo sería firmado en presencia de representantes de Estados Unidos y la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) tras la vuelta a Doha de Khalilzad, prevista para el 14 de agosto.

    Más de 1.500 civiles han resultado muertos o heridos por la guerra en Afganistán durante el pasado mes de julio, el más sangriento en el país centroasiático desde mayo de 2017, según las cifras de la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA).