24 de abril de 2019
7 de noviembre de 2010

El presidente Aliyev se prepara para consolidar su mandato

BAKÚ, 7 Nov. (Reuters/EP) -

El partido gobernante de Azerbaiyán se dispone a ganar una mayoría aplastante en las elecciones parlamentarias en las que se espera que el presidente Ilham Aliyev aproveche la bonanza económica en el país, debida a los beneficios generado por la industria petrolera, para garantizar su triunfo.

Grupos pro Derechos Humanos acusan al Gobierno de restringir las libertades civiles y silenciar a los disidentes, pero los Gobiernos occidentales han elegido desmarcarse de estas críticas, influidos por el interés estratégico del país, que alberga gas y crudo, y está estratégicamente situado entre Irán, Rusia y Turquía.

Sin embargo, algunos diplomáticos no han logrado esconder su inquietud ante el incremento del presupuesto militar ordenado por el Gobierno para 2011, un 90 por ciento superior al del año anterior, y que podría desembocar en un aumento de la tensión en la conflictiva zona de Nagorno-Karabaj, ahora mismo bajo control armenio.

"La situación democrática no cambiará hasta que Azerbaiyán se quede sin el dinero del petróleo", asegura el analista independiente Zardusht Alizade. "Occidente está pendiente del petróleo y del gas, y por eso se hace el tonto".

La oposición ya está exigiendo el boicot electoral, mientras que la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), asegura que ya ha recibido "informes creíbles sobre prácticas de intimidación".

De hecho, incluso el Gobierno ha admitido "algunas violaciones democráticas", pero sostienen que "este tipo de situaciones tienen lugar incluso en países civilizados", indicó el portavoz del partido de Gobierno, el YAP, Husein Pashayev, quien se atrevió a decir que "no se observan competidores de envergadura en estos comicios".

Para leer más