29 de noviembre de 2020
24 de octubre de 2020

El presidente congoleño pide la cooperación de los seguidores de Kabila para evitar el colapso del país

El presidente congoleño pide la cooperación de los seguidores de Kabila para evitar el colapso del país
Felix Tshisekedi, delante de un retrato de Patrice Lumumba - POOL BENOIT DOPPAGNE / DIDIER LE / ZUMA PRESS / CO

Tshisekedi anuncia una nueva ronda de consultas para aliviar las tensiones internas "sin descartar ningún escenario" futuro

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de República Democrática del Congo, Felix Tshisekedi, ha pedido a su incómodo socio de coalición del Frente Común para el Congo (FCC), alineado con el expresidente Joseph Kabila, que coopere a la hora de fortalecer el actual Gobierno después de que la ONU avisara de que las tensiones internas podrían desembocar en un desmoronamiento de los logros alcanzados por el país los últimos dos años.

El Ejecutivo de coalición fue formado tras la victoria de Tshisekedi en las presidenciales de diciembre de 2018 --celebradas dos años más tarde de lo previsto--, sucediendo así a Joseph Kabila tras dos años de aplazamientos electorales y ante la imposibilidad de que el exmandatario se presentara a un nuevo mandato.

La victoria de Tshisekedi --hijo del histórico opositor Etienne Tshisekedi, fallecido en 2017-- se vio empañada por las denuncias del también opositor Martin Fayulu sobre irregularidades para arrebatarle la victoria, en el marco de un acuerdo para permitir a los fieles de Kabila controlar el Parlamento, como finalmente ocurrió.

El Gobierno está integrado por 65 miembros, de los que 42 proceden del partido de Kabila y 23 de la coalición que lidera el presidente, lo que le dejó atado durante su nuevo mandato a la espera de que el exmandatario decida presentarse de nuevo a las presidenciales en 2023, donde ya no existirán los límites a su periodo de mandato.

En un discurso televisado la pasada noche, en un ambiente de extrema tensión y entre rumores de una disolución del Gobierno, el presidente congoleño decidió tender la mano al FCC, "los feroces adversarios del ayer", cuyas diferencias "están entorpeciendo el desarrollo del país", en particular en lo que se refiere a las leyes electorales o incluso al establecimiento de un Estado de Derecho que "parece molestar a algunos nostálgicos".

Por todo ello, Tshisekedi anunció, casi al término de su intervención, su intención de iniciar la próxima semana una serie de contactos destinados a consultar a los actores políticos y sociales con miras a crear, asegura, "una unión sagrada" donde "ninguna opción quede excluida", según su declaración, recogida por Radio Francia Internacional.

Estas consultas tendrán como objetivo "restablecer la actuación del gobierno en torno a los principios de participación en la gestión del país". "Al final de estos contactos, volveré a comparecer para informar al pueblo de mis decisiones, que no excluirán ningún escenario", concluyó, antes de recordar que el país no tiene los medios para financiar unas nuevas elecciones que resultarían de la disolución del Gobierno.

En este sentido, la representante especial de Naciones Unidas para RDC, Leila Zerrougui, indicaba hace tres semanas que la transferencia pacífica del poder es algo aceptado "e incluso apreciado" por la clase política congoleña, si bien manifestó que las tensiones y los posicionamientos de cara a las elecciones de 2023 podrían obstaculizar las reformas.

"La situación política actual sigue siendo frágil y podría desmoronarse. Al mismo tiempo, tiene el potencial de sostener y hacer avanzar los logros que se han obtenido, si todos los actores trabajan hacia este objetivo", ha añadido la también jefa de la Misión de Naciones Unidas en RDC (MONUSCO).

De este modo, ha resaltado que está manteniendo reuniones con actores de todo el espectro político para que se centren en la puesta en marcha de reformas y atender a las necesidades del pueblo congoleño.

"Al hacer esto he intentado trasladar a mis interlocutores que hay una diferencia entre la competición política normal y el comportamiento que socava la estabilidad del país", hizo saber, sin dar más detalles.