31 de octubre de 2020
24 de septiembre de 2020

El presidente de la región de Tigray jura su cargo para otro mandato tras las polémicas elecciones regionales en Etiopía

Etiopía confirma más de 2.000 imputados por la violencia en julio tras el asesinato de un cantante

MADRID, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la región etíope de Tigray, Debretsion Gebremichael, ha jurado este jueves el cargo para un nuevo mandato, después de las polémicas elecciones regionales en las que el Frente para la Liberación del Pueblo Tigray (TPLF) se hizo con más del 98 por ciento de los votos, pese a las advertencias del Gobierno central.

Debretsion ha recibido el apoyo unánime del nuevo Parlamento de Tigray, constituido durante la jornada a raíz de los resultados de las elecciones del 9 de septiembre, según ha recogido el diario etíope 'Addis Fortune'.

El también líder del TPLF ha protagonizado un aumento de las tensiones con el primer ministro, Abiy Ahmed, durante los últimos meses, siendo estas elecciones una de las principales muestras de este distanciamiento político.

El origen de esta disputa deriva de la decisión adoptada el 31 de marzo por la comisión electoral sobre el aplazamiento de las generales, previstas para agosto, a causa de la pandemia de coronavirus, lo que fue rechazado por el TPLF, que decidió seguir adelante con los comicios pese a las críticas desde Adís Abeba.

La votación tuvo lugar pese a que la Cámara de la Federación (la Cámara Alta del Parlamento) aprobó una resolución en la que dejó claro que los comicios son "inconstitucionales" y por tanto su resultado no será reconocido.

Las elecciones en Tigray fueron la puntilla final en la relación que Abiy ha mantenido con el TPLF desde su llegada al poder. El primer ministro es el primer oromo en ocupar el cargo en un país donde el TPLF había dominado desde 1991 como principal fuerza dentro del Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF), una alianza de partidos sustentados en las etnias.

Para la próxima cita electoral, Abiy concurrirá al frente de su nueva formación, el Partido de la Prosperidad. El pasado 21 de noviembre, el consejo del Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF), la coalición que desde hace más de tres décadas gobierna el país, aprobó la creación del nuevo partido.

MÁS DE 2.000 IMPUTADOS

Por otra parte, el fiscal general etíope, Gedion Timothewos, ha señalado este mismo jueves que más de 2.000 personas han sido imputadas hasta la fecha en relación con la oleada de violencia registrada en julio en el marco de las protestas tras el asesinato del cantante oromo Hachalu Hundessa, en la que habrían muerto cerca de 250 personas.

El asesinato de Hachalu, de etnia oromo, provocó una gran conmoción y desencadenó unos enfrentamientos en el país, incluida la capital, que llevaron a Abiy a asegurar en julio que detrás de las protestas hubo un intento de "provocar una guerra civil y violencia intercomunitaria".

"Hemos sido capaces, de forma coordinada, de llevar a cabo la investigación, detener a los sospechosos y presentar cargos contra ellos", ha dicho, según ha informado la agencia de noticias Bloomberg.

Por su parte, la portavoz de Abiy, Billene Seyoum, ha destacado que el Ejecutivo sigue comprometido con las reformas y ha recalcado que "la situación general es estable" en el país africano. "No hay que negar que hay incidentes esporádicos y lugares donde han aumentado los incidentes fatales", ha señalado.

El opositor Movimiento Nacional de Amhara (NMA) denunció la semana pasada que al menos 140 personas han muerto y miles más se han visto forzadas a abandonar sus hogares como resultado de la violencia intercomunitaria desde principios de septiembre en el oeste de Etiopía.

La violencia de carácter étnico ha ido en aumento en los últimos meses en Etiopía, donde las reformas y las medidas de reconciliación del primer ministro parecen haber tenido como consecuencia precisamente mayores tensiones entre los distintos grupos étnicos que componen el país, el segundo más poblado de África.

Para leer más