23 de octubre de 2019
18 de noviembre de 2014

El primer ministro reitera su compromiso con la integración de Georgia en la UE y la OTAN

BRUSELAS, 18 Nov. (Reuters/EP) -

El primer ministro de Georgia, Irakli Garibashvili, ha reiterado este lunes ante la Unión Europea (UE) y la OTAN que su país sigue comprometido con la integración en ambas organizaciones, después de que el cese de un ministro pro occidental derivara en una crisis política.

Garibashvili provocó la renuncia de su ministra de Exteriores y la salida de uno de los seis partidos de su coalición al cesar a su ministro de Defensa, Irakli Alasania, que mantenía una tendencia muy marcada a favor de la UE y la OTAN.

El Partido de los Demócratas Libres abandonó la alianza después de que la ministra de Exteriores parara lo que consideró amenazas a los planes de integración de Georgia en Occidente, lo que dejó a la coalición a pocos puntos de la mayoría en el Parlamento.

Garibashvili ha dicho a la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, tener "la ambición de lograr que el país consigue un éxito en la historia de la región usando el poder de transformación del proceso de integración europea".

Por su parte, Mogherini ha sostenido que "la venganza política, la confrontación y la polarización han de evitarse, y se ha de garantizar un espacio para la oposición y el diálogo entre partidos".

En esta línea se ha expresado el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, quien ha dicho que Garibashvili ha recalcado que Georgia "continúa su camino hacia la integración euro-atlántica". "Doy la bienvenida a esto", ha valorado.

Las tensiones en la cúspide de la coalición georgiana ponen obstáculos a los intentos de Georgia de unirse a la OTAN y a la Unión Europea fuera de la dirección de Moscú. La confusión ha alcanzado también a las empresas de transporte de petróleo y gas desde Azerbaiyán a Europa, que poseen oleoductos por toda Georgia.

Rusia es uno de los socios comerciales más importantes del país, y aunque los líderes de las grandes empresas apoyan tratos con Occidente, estos movimientos despiertan la desconfianza de Rusia, que considera a las antiguas repúblicas soviéticas dentro de su esfera de influencia.

Georgia y Rusia estuvieron en guerra durante cinco días en 2008. Además, la deriva de Ucrania hacia Occidente también ha traído el conflicto con Moscú a Georgia, ya que los rebeldes prorrusos incrementan sus acciones cerca de territorio georgiano.

Para leer más