31 de octubre de 2020
17 de enero de 2020

El principal grupo rebelde condiciona su participación en el gobierno al despliegue de 'cascos azules' en Sudán del Sur

El principal grupo rebelde condiciona su participación en el gobierno al despliegue de 'cascos azules' en Sudán del Sur
Salva Kiir y Riek Machar - PRESIDENCIA DE SUDÁN DEL SUR - ARCHIVO

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El principal grupo rebelde de Sudán del Sur, el Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán-En Oposición (SPLM-IO), ha condicionado este viernes su participación en el gobierno de unidad al despliegue de 'cascos azules' de Naciones Unidas en varios puntos del país.

Angelina Teny, alto cargo de la formación, ha indicado que el SPLM-IO está dispuesto a comprometerse con el nuevo Ejecutivo en caso de que el presidente, Salva Kiir, acepte el despliegue de estas fuerzas, algo contemplado en el acuerdo alcanzado en 2016, que colapsó posteriormente.

Así, el SPLM-IO ha indicado que las fuerzas del organismo internacional deberían desplegarse en zonas como la capital, Yuba, la carretera que conecta la ciudad con Nimule y el estado de Río Yei, según ha informado la emisora local Eye Radio.

Teny ha reconocido los retrasos existentes en la formación del gobierno de unidad, que debería ser establecido en el plazo de poco más de un mes, y ha recalcado que el SPLM-IO "propone esta 'hoja de ruta'" para materializar el acuerdo.

"Tenemos que sentarnos y valorar el despliegue de la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS) en algunas áreas hasta que podamos enviar a fuerzas unificadas para garantizar los servicios de seguridad", ha defendido.

En este sentido, ha sostenido que esto supone "un gran compromiso" para el grupo rebelde y ha apuntado que el grupo ha percibido una falta de disposición del Gobierno a la hora de aplicar los acuerdos sobre seguridad y reunificación de las fuerzas.

"Estamos asumiendo un gran riesgo en el interés de lograr avances", ha manifestado, al tiempo que ha defendido que espera que el Gobierno y los mediadores consideren la propuesta como "un espíritu de compromiso para permitir la formación de gobierno".

El llamamiento es similar a la propuesta del acuerdo de agosto de 2016, que contemplaba el despliegue de 4.000 efectivos de la ONU para proteger instalaciones consideradas estratégicas.

Las conversaciones entre Kiir y el líder del SPLM-IO, Riek Machar, se encuentran parcialmente estancadas en torno a los pactos de seguridad y el número y fronteras de los estados, si bien se han comprometido a que se forme gobierno en la fecha prevista, tras varios aplazamientos.

El acuerdo de paz firmado en septiembre de 2018 entre el Gobierno y los principales grupos rebeldes contemplaba la formación de un gobierno de unidad para mayo de 2019 que llevara al país a la celebración de elecciones en un plazo de tres años.

Sin embargo, retrasos en la unificación de fuerzas, entre otros aspectos, forzaron una prórroga hasta el 12 de noviembre, si bien Kiir y Machar acordaron el 7 de noviembre de 2019 aplazar por 100 días la formación del gobierno de unidad con el fin de resolver las cuestiones pendientes.

CIRILLO APUNTA A OTRAS CONVERSACIONES

Por su parte, el antiguo general Thomas Cirillo --que encabeza el Frente de Salvación Nacional (NAS), ha indicado este viernes que las recientes conversaciones entre el grupo y el Ejecutivo podrían derivar en un gobierno de coalición.

Las palabras de Cirillo han llegado días después de que los principales grupos rebeldes sursudaneses que no se sumaron al acuerdo de paz firmaran una declaración en la que se comprometen a cesar las hostilidades a partir del 15 de enero y a seguir la vía del diálogo.

"Nuestras conversaciones podrían llevar a una reestructuración de los órganos gubernamentales para satisfacer las aspiraciones del pueblo de Sudán del Sur", ha sostenido, en declaraciones a Radio Tamazuj.

Así, ha recalcado que el NAS no se unirá a un gobierno de transición bajo los términos fijados por la actual Presidencia, si bien ha expresado su compromiso con el citado acuerdo de cese de las hostilidades.

Por último, ha desvelado que "en las próximas semanas" habrá nuevas reuniones con el Gobierno y ha recalcado que "los comités militares del Gobierno y los grupos opositores se reunirán en Roma para trabajar sobre un mecanismo de monitorización".

El acuerdo de cese de hostilidades fue firmado por la Alianza de Movimientos de Oposición (SSOMA), una coalición de nueve grupos de oposición formada en febrero de 2018 y que en sus filas incluye al antiguo jefe del Ejército Paul Malong --que ahora lidera el Frente Unido de Sudán del Sur/Ejército (SSUF/A)-- y al NAS.

Las fuerzas de Malong y Cirillo han venido protagonizando enfrentamientos tanto con el Ejército como con otros grupos rebeldes firmantes del acuerdo de paz, entre los que figura el comandado por Machar.

En la llamada 'Declaración de Roma', los firmantes han expresado su voluntad de emplear métodos no violentos para defender su postura y de entablar un diálogo político que aborde las "causas en la raíz del conflicto en Sudán del Sur".

Los firmantes se muestran convencidos de que el conflicto actual en el país exige un compromiso político integral para lograr una paz inclusiva y sostenible con aquellos que firmaron el acuerdo de 2018.

Para leer más