19 de junio de 2019
4 de junio de 2014

Pyonyang acusa a Seúl de "provocar" por aceptar la apertura de una oficina de la ONU sobre DDHH

SEÚL, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

Corea del Norte ha acusado este miércoles a Seúl de "provocar" por haber aceptado la solicitud de Naciones Unidas de abrir en su territorio una oficina de la organización destinada a observar las violaciones a los Derechos Humanos cometidas por el régimen comunista.

Pyongyang ha calificado la nueva apertura de una "provocación política imperdonable" y ha afirmado que Corea del Sur tiene la intención de "empeorar la confrontación entre dos países hermanos y de conseguir una reunificación por la fuerza", según informaciones publicadas por el rotativo norcoreano 'Rodong Sinum'.

"(El asunto) llevará a catástrofe las relaciones intercoreanas y proyecta una sombra oscura de peligro a que estalle de nuevo la guerra en la península de Corea", ha añadido el periódico.

El Ministerio de Exteriores surcoreano confirmó la semana pasada que el Gobierno había aceptado la solicitud del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos de abrir la instalación, señalando que el Ejecutivo tenía la intención de unirse a los esfuerzos de la organización internacional para esclarecer las violaciones a los Derechos Humanos que se producen en el país vecino, según ha publicado la agencia de noticias surcoreana Yonhap.

El órgano ministerial también ha señalado que la decisión se ha tomado después de buscar el consentimiento de otros países miembro y que Naciones Unidas ha elegido Corea del Sur como el lugar ideal para abrir la instalación por su cercanía geográfica al régimen comunista, así como por las facilidades en cuanto al idioma y el acceso a las víctimas de abusos contra los Derechos Humanos.

La plantilla de la oficina contará con cinco o seis funcionarios y estará financiada en su totalidad por el presupuesto de Naciones Unidas. Además, el Ministerio de Exteriores ha confirmado que ni Rusia ni China se han opuesto a su apertura.

"VIOLACIONES SISTEMÁTICAS, AMPLIAS Y GRAVES"

La decisión se ha tomado después de que se publicase el pasado mes marzo un informe de la Comisión de Investigación de Naciones Unidas (COI) que acusaba a Corea del Norte de haber cometido "violaciones sistemáticas, amplias y graves de los Derechos Humanos". Además, el informe añadía que sus líderes deberían ser llevados ante el Tribunal Penal Internacional por haber cometido crímenes contra la humanidad.

El COI también sugirió que Naciones Unidas debería abrir una oficina de observación para registrar las violaciones a los Derechos Humanos cometidas por el régimen comunista y hacer una advertencia pública sobre la materia.

Para leer más