24 de mayo de 2019
4 de junio de 2008

Raúl Castro cumple 77 años, 100 días después de convertirse en presidente de Cuba

Raúl Castro cumple 77 años, 100 días después de convertirse en presidente de Cuba
REUTERS

LA HABANA, 4 Jun. (Reuters/EP) -

El presidente de Cuba, Raúl Castro, cumplió ayer 77 años, 100 días después de hacerse cargo de un Gobierno que ha despertado esperanzas de cambio en la isla tras casi medio siglo bajo el mando de su convaleciente hermano Fidel.

A una edad en que la mayoría de las personas se han jubilado, Raúl Castro está tomando medidas para modernizar la economía estatal del país, generando elogios entre los cubanos y críticas de los opositores, especialmente de Estados Unidos. Raúl, quien asumió el poder provisionalmente en julio de 2006 tras la cirugía intestinal de Fidel Castro, siempre tuvo una reputación de ser un hombre muy serio y mucho menos carismático que su hermano Fidel.

Pero Raúl y sus reformas dominan ahora el debate político en la isla y de cierta forma se ha convertido en la esperanza para que los cubanos puedan tener una vida mejor. El Gobierno ha dicho que Fidel Castro, de 81 años, es todavía un hombre muy influyente en la toma de decisiones del país, aunque la mayoría de los cubanos considera que Raúl ha adquirido crédito popular con las reformas.

"El cambio lo veo en mi propia vida porque ahora tengo más trabajo". "Hay más coches en la calle, más turistas, la gente sale más", dijo Ismael, de 62 años y que prefirió no revelar su apellido. "Raúl quiere saber lo que la gente piensa y quiere, y hemos visto cambios en muy poco tiempo", dijo.

Desde que sucedió oficialmente a su hermano, Raúl Castro emprendió discretamente una serie de reformas como la venta de teléfonos móviles y ordenadores a los cubanos. También alentó el debate público, descentralizó la agricultura para fomentar la producción, y permitió acceder a los cubanos a los hoteles, exclusivos hasta entonces para los extranjeros.

El Gobierno cubano compró autobuses para impulsar el deteriorado transporte público y eliminó un tope a los salarios para crear incentivos e incrementar el rendimiento económico. "He construido hoteles y luego no pude estar cerca de ellos (...) Ahora no puedo ir porque son caros, pero al menos no me lo prohíben", dijo Julio, un trabajador de la construcción de 32 años.

"La gente se ha sorprendido por los cambios que ha hecho Raúl. El transporte ha mejorado y esto era imposible de imaginar hace seis meses", dijo Rita del Carmen, de 49 años, empleada de una farmacia.

MANTENER LA REVOLUCIÓN

También hay cubanos que dicen que las reformas emprendidas por Raúl son relaciones públicas destinadas sólo a mantener a flote la revolución encabezada por Fidel Castro en 1959. "Nada ha cambiado para la mayoría de las personas. Están tratando de mantenerse en el poder", dijo Pedro, de 60 años y trabajador de un hotel.

Otros cubanos apoyan los cambios e incluso comentan qué se debe hacer. "El Gobierno tiene que seguir haciendo cosas para que nos sintamos más libres dentro de nuestro país y para que la economía mejore", agregó Julio.

Por su parte, Washington dijo que La Habana no ha cambiado su política y rechaza que Cuba esté cambiando, según Carlos Gutiérrez, secretario de Comercio de los Estados Unidos. En una entrevista reciente, Gutiérrez dijo que el Gobierno cubano debe liberar a los presos políticos, realizar elecciones libres y respetar los derechos humanos.