23 de septiembre de 2019
19 de febrero de 2014

Los rebeldes tuareg acuerdan acuartelar a sus milicianos

BAMAKO, 19 Feb. (Reuters/EP) -

   Los grupos rebeldes tuareg de Malí han acordado este martes acuartelar a sus milicianos en el marco de una 'hoja de ruta' negociada con el Gobierno durante las conversaciones de paz auspiciadas por Naciones Unidas.

   "Es una 'hoja de ruta' para confinar en los cuarteles a los grupos armados con un calendario preciso", ha dicho M. Ould Mataly, miembro del Movimiento Árabe del Azawad que está participando en las conversaciones.

   Por su parte, la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA) ha mostrado su "satisfacción" con el compromiso alcanzado y los resultados de las conversaciones y ha resaltado su compromiso para "ayudar en las consultas hasta que se alcancen acuerdos formales entre las partes involucradas".

   Estas conversaciones preliminares, en las que están participando los grupos rebeldes tuareg y árabes, así como políticos, diplomáticos, integrantes de la sociedad civil y miembros de la ONU, tienen como objetivo crear un proceso de reconciliación entre los grupos del norte del país y el Gobierno central.

   En abril de 2012, el Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA) arrebató todo el norte de Malí, de mayoría tuareg, a las tropas gubernamentales en una rebelión cuyo fin último era la independencia, pero la revuelta fue enseguida secuestrada por tres grupos islamistas: el Movimiento de Unidad para la Yihad en África Occidental (MUYAO), Ansar Dine y Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI).

   Desde entonces, los islamistas implantaron la 'sharia' (ley islámica) en las ciudades de Tombuctú, Kidal y Gao y destruyeron templos históricos en los que, según su criterio, se ejercía la idolatría.

   A pesar de la declaración de independencia formulada entonces por el MNLA, ni Malí ni la comunidad internacional reconocieron el paso dado por el grupo tuareg. Los tuareg han protagonizado varios levantamientos para conseguir que se reconozca la autonomía de dicho pueblo o la creación de un país propio en la región.

   A principios de enero, estos grupos islamistas comenzaron a avanzar hacia la línea de demarcación en la región de Mopti, mientras que varias unidades de los grupos 'yihadistas' presentes en la zona se desplegaron al sur de Tombuctú, ciudad que ya está bajo control del Gobierno central gracias a la operación militar lanzada con el respaldo de París.

   La operación francesa comenzó el 11 de enero de 2013, cuando el presidente del país europeo, François Hollande, anunció que su Gobierno atendería la petición de ayuda militar formulada por las autoridades malienses, ante la ofensiva lanzada por los islamistas.

   Los avances logrados por las tropas francesas, que confinaron a los grupos extremistas en la zona fronteriza con Argelia, y la victoria de Ibrahim Boubacar Keita en las elecciones presidenciales del año pasado llevaron al inicio de acercamientos entre el Gobierno y los rebeldes, que han abandonado sus peticiones independentistas y han abogado por una mayor autonomía.

Para leer más