30 de octubre de 2020
26 de junio de 2018

Reino Unido aboga por aumentar los poderes de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas

Reino Unido aboga por aumentar los poderes de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas
REUTERS / YVES HERMAN

LA HAYA, 26 Jun. (Reuters/EP) -

El ministro de Exteriores de Reino Unido, Boris Johnson, han abogado este martes por aumentar los poderes de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) para que pueda señalar culpables, algo muy reclamado en sus recientes investigaciones sobre Siria.

"En estos momentos, los expertos de la OPAQ pueden decir dónde y cuándo se produjo un ataque, pero quién fue el responsable. Si realmente nos tomamos en serio la prohibición de lar armas químicas, debemos rellenar este vacío", ha dicho Johnson en la sede de la OPAQ, en La Haya.

Estados Unidos y la Unión Europea han avanzado que apoyarán la propuesta elaborada por la delegación británica, si bien Rusia y sus aliados han anticipado igualmente que se opondrán y han lanzado otro borrador. La votación se celebrará el miércoles y, para que el texto sea aprobado, debe recibir al menos dos tercios de los votos.

La iniciativa británica se produce después de que la OPAQ haya confirmado varios ataques químicos ocurridos en localidades sirias en los últimos años, si bien no ha podido determinar la autoría de los mismos, lo que ha frenado los esfuerzos internacionales para perseguir estos crímenes.

Los países occidentales han responsabilizado directamente al Gobierno de Bashar al Assad de usar armas químicas contra su propio pueblo, algo que tanto el régimen como sus socios internacionales, entre los que destaca Rusia, han negado, recordando que Siria accedió a la entrega y destrucción de sus arsenales tóxicos en 2013.

En respuesta a este bloqueo, entre 2012 y 2015 un equipo de expertos formado por la ONU y la OPAQ, el Mecanismo Conjunto de Investigación (JIM, por sus siglas en inglés), recibió el encargo de investigar los ataques químicos en Siria y determinar su autoría.

El JIM indicó que las tropas 'assadistas' habían usado gas sarín y bombas de cloro en varias ocasiones, mientras que los terroristas de Estado Islámico habían empleado gas mostaza. Sin embargo, el JIM desapareció el año pasado en medio de la parálisis del Consejo de Seguridad para actuar en base a estas conclusiones. Rusia usó su derecho a veto.

Para el representante ruso en La Haya, Georgy Kalamanov, la propuesta británica es "un claro intento de manipular el mandato de la OPAQ y socavar así la base legal sobre la que descansa". "Algo con lo que estamos completamente en desacuerdo", ha subrayado.

Para leer más