19 de enero de 2021
2 de diciembre de 2020

Reino Unido se convierte en el primer país que aprueba el uso de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer

Reino Unido se convierte en el primer país que aprueba el uso de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer
Imagen del primer participante en los ensayos clínicos de la vacuna contra el COVID-19 BNT162, que están desarrollando Pfizer y BioNTech - BIONTECH - ARCHIVO

Johnson pide "no dejarse llevar por el optimismo" y destaca los "inmensos retos logísticos" que implica su administración

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

El organismo regulador británico (MHRA) ha aprobado la autorización de uso para la vacuna contra el coronavirus desarrollada por Pfizer y BioNTech, con lo que Reino Unido se convierte en el primer país que autoriza este tratamiento farmacológico, según ha informado la cadena de radiotelevisión pública británica BBC.

El MHRA ha señalado que la vacuna, que ofrece una protección de hasta el 95 por ciento contra la COVID-19, es segura para su aplicación a la población británica. Con esta autorización, la campaña de vacunación podrá empezar en cuestión de días para los grupos de alto riesgo.

El Gobierno británico ha comprado 40 millones de dosis, con las que podrá vacunar a 20 millones de personas (el tratamiento de Pfizer se compone de dos dosis). Cerca de diez millones de dosis estarán disponibles para Reino Unido en un breve periodo.

La BBC ha destacado que esta ha sido la ocasión en la que se ha desarrollado con mayor celeridad una vacuna contra una enfermedad, transcurriendo solo diez meses desde el inicio del proceso de desarrollo hasta la autorización de uso en la población, cuando habitualmente se tarda cerca de una década en el desarrollo.

Tras la decisión del organismo regulador británico, el primer ministro del país, Boris Johnson, ha asegurado que "es fantástico" que se haya aprobado el uso de la vacuna y ha avanzado que estará disponible "en todo Reino Unido desde la próxima semana".

"Es la protección de las vacunas lo que en última instancia nos permitirá retomar nuestras vidas y hacer que la economía vuelva a moverse", ha resaltado el jefe del Gobierno británico desde su cuenta de Twitter.

Horas más tarde, en rueda de prensa, el 'premier' británico ha matizado que llevará "algunos meses" que la población británica vulnerable a la COVID-19 esté vacunada y ha pedido a la ciudadanía "no dejarse llevar por el optimismo", a pesar de la aprobación del fármaco.

En este sentido, ha subrayado que la aprobación de la vacuna se ha producido en medio de "retos logísticos inmensos" para proporcionarla a los más vulnerables.

También, ha recordado que la vacuna no significa "que la lucha (contra la pandemia) ha terminado" y ha recordado que varios sectores económicos aún se enfrentan a duras restricciones debido a la enfermedad.

"Continuará siendo duro para algunos sectores, hasta que la vacuna no comience a circular nuestro plan depende de que todos hagamos sacrificios para proteger a los que amamos", ha señalado.

En esta línea se ha expresado también el subdirector médico del Gobierno británico, Jonathan Van-Tam, que ha urgido a la ciudadanía a ser "paciente y realista", al tiempo que ha alertado de que las normas de distanciamiento social continúan vigentes, según ha informado la BBC.

"Si relajamos (las medidas) demasiado pronto creará una oleada de infecciones y esta vacuna tiene que trabajar con el viento en contra para adelantarse, y eso lo hará más difícil", ha dicho, aunque ha admitido que es "emocionante" que Reino Unido haya sido el primer país en aprobar una vacuna contra la COVID-19.

Por su parte, el jefe ejecutivo del Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) británico, Simon Stevens, ha explicado que el plan actual implica la administración del fármaco en 50 centros hospitalarios de Reino Unido y que serán los mayores de 80 años, el personal de las residencias de ancianos y el personal sanitario de primera línea serán los primeros en recibirlo, a partir de la próxima semana.

BALANCE DE CASOS

Entretanto, el Ministerio de Salud británico ha informado de que se han constatado 16.170 contagios de COVID-19 durante la jornada, mientras que los nuevos fallecimientos son 648. Con estas cifras, el cómputo total de Reino Unido ha ascendido hasta los 1.659.256 casos y las 59.699 víctimas mortales debido a la enfermedad.

En relación a la situación hospitalaria, las autoridades sanitarias británicas han detallado que 1.191 personas han tenido que ser hospitalizadas este miércoles con la enfermedad. Hasta el momento, 15.436 personas permanecen ingresadas en centros sanitarios, 1.351 de los cuales requieren respiración mecánica.

528886.1.260.149.20201202082401
Vídeo de la noticia

Para leer más