24 de marzo de 2019
  • Sábado, 23 de Marzo
  • 9 de julio de 2014

    Reino Unido vendió a Siria en la década de 1980 componentes químicos utilizados en la fabricación de gas sarín

    MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El Gobierno de Reino Unido vendió a Siria durante la década de los ochenta componentes químicos y otros materiales que fueron utilizados en la fabricación de gas sarín, según ha revelado este martes la cadena de televisión británica BBC, que cita un documento filtrado desde el Ministerio de Exteriores.

    La citada cadena ha adelantado que varios ministros confirmarán en los próximos días que el Ejecutivo británico vendió dichos materiales y que argumentarán que por aquel entonces no había regulaciones al respecto.

    Naciones Unidas ha asegurado que existen "pruebas claras y convincentes" de que el ataque perpetrado en agosto de 2013 contra varios puntos de los alrededores de Damasco fue llevado a cabo con este gas venenoso, incidentes que se saldaron con la muerte de más de cien personas y de los que Gobierno y oposición se acusaron mutuamente.

    Finalmente, el Gobierno sirio acordó destruir su arsenal químico en medio de las amenazas de la comunidad internacional sobre una posible intervención militar en respuesta al uso de este agente químico.

    Durante el proceso, las autoridades sirias declararon a la Misión Conjunta para Siria de la ONU y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW) que Reino Unido había sido el único país que le había vendido dimetilfosfato (DMP), trimetilfosfato (TMP) y hexaminas, tres componentes utilizados para la producción de gas sarín.

    Las declaraciones de Damasco en este sentido han sido verificadas a través de una auditoría llevada a cabo por el Gobierno británico sobre las ventas de estos componentes por parte de compañías de Reino Unido.

    La BBC ha indicado que, a pesar de que no existían regulaciones a la venta, Londres debía haber sido consciente del uso de estos componentes ya que, entre 1985 y 1986 aprobó un paquete de medidas para evitar que ciertos materiales fueran vendidos a Siria por temor a que estuvieran siendo usados con fines armamentísticos.

    El documento filtrado por el Ministerio de Exteriores deja claro que las ventas no fueron llevadas a cabo sólo por Reino Unido y sostiene que "16 países fueron declarados proveedores del programa sirio". "De ellos, siete, incluyendo Reino Unido, entregaron materiales químicos y material", agrega.

    Sin embargo, también deja claro que las ventas no son tan lejanas en el tiempo, y que varios ventiladores que acabaron siendo utilizados en el programa "fueron vendidos al hilo de una licencia concedida en 2003".

    Para leer más