28 de mayo de 2020
1 de junio de 2018

Un relator de la ONU alerta de que la independencia judicial está amenazada en Filipinas

Asegura que la destitución de la presidenta del Supremo tras las críticas de Duterte es un duro mensaje contra los jueces

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

El relator especial de la ONU sobre la independencia de jueces y abogados, Diego García-Sayán, ha advertido de que la independencia judicial está en riesgo en Filipinas después del cese de la presidenta del Tribunal Supremo, María Lourdes Sereno, tras recibir graves amenazas.

El relator especial ha asegurado que la salida de la presidenta del alto tribunal tras ser amenazada manda un duro mensaje para el resto de jueces del Tribunal Supremo y los miembros del poder judicial y supone una grave amenaza a la independencia judicial.

El 11 de mayo, el Tribunal Supremo aprobó, por ocho votos a favor y seis en contra, la destitución de Sereno con el argumento de que no había superado un "test de integridad". Sereno fue nombrada presidenta del alto tribunal en 2010.

"La decisión del Tribunal Supremo fue adoptada dos días después de que el presidente de Filipinas amenazara públicamente a la jefa del poder judicial diciendo que era su enemiga y que debería ser cesada o dimitir", ha afirmado García-Sayán, en un comunicado.

"La decisión sin precedentes del Tribunal Supremo de Filipinas parece directamente relacionada con las amenazas que hizo contra la presidenta del Supremo en relación con sus actividades profesionales en defensa de la independencia judicial", ha afirmado el relator especial de la ONU.

"Las declaraciones despectivas y las amenazas del presidente Duterte, que han sido televisadas, radiadadas y publicadas en los periódicos constituyen un agresivo ataque contra la independencia de los jueces", ha denunciado.

García-Sayán ha hecho hincapié en que las amenazas de Duterte no son solo "una intimidación directa" contra la presidenta del Supremo sino que también han tenido un "efecto escalofriante" en otros jueces del alto tribunal, que pueden haberse visto disuadidos de proclamar su independencia judicial y de ejercer su libertad de expresión".

El relator especial ha recalcado que todos los gobiernos y todas las instituciones tienen que respetar la independencia de los jueces. "El único error de Sereno fue escribir una educada carta al presidente expresándole su preocupación por el prematuro anuncio de una investigación informal sobre seite jueces acusados en agosto de 2016 en actividades ilegales con drogas", ha indicado García-Sayán.

El 13 de abril, el presidente de Filipinas llamó a la presidenta del Supremo "ignorante", "tonta" y "cobarde y le recriminó que hubiera pedido a los jueces que no se entregaran a las autoridades si no les mostraban que tenían una orden de arresto contra ellos.

Además, aseguró que Sereno debería ser cesada como presidenta del Supremo. "Debería ser cesada. Debería haber sido cesada bastante antes. Es tonta", afirmó, antes de insultar a la madre de la jueza y de advertirle de que si fuera ella, presentaría la dimisión.

"El uso de un lenguaje tan peyorrativo contra un alto magistrado del país envía un claro mensaje a todos los jueces de Filipinas: en la llamada 'guerra contra las drogas', ustedes están conmigo o contra mí", ha señalado el relator.

El 30 de mayo, Sereno presentó un recurso para que el Supremo reconsiderara su cese con el argumento de que la destitución fue "nula" porque incumplió su derecho al debido proceso. "El derecho a un juicio justo presupone la existencia de un tribunal imparcial e independiente", ha subrayado García-Sayán. "Es un momento importante para adoptar medidas concretas para restablecer la independencia judicial, que está contemplada en la Constitución nacional y en los tratatos internacionales de derechos", ha reclamado.

Para leer más