16 de octubre de 2019
  • Martes, 15 de Octubre
  • 17 de junio de 2014

    Renzi condiciona su apoyo a Juncker a que flexibilice la aplicación del Pacto de Estabilidad

    Merkel quiere nombrar al luxemburgués ya la semana que viene minorizando a Cameron

    Renzi condiciona su apoyo a Juncker a que flexibilice la aplicación del Pacto de Estabilidad
    TONY GENTILE / REUTERS

    BRUSELAS, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El primer ministro italiano, el socialdemócrata Matteo Renzi, condiciona su apoyo al candidato del PP europeo, Jean-Claude Juncker, como futuro presidente de la Comisión a que el luxemburgués acepte flexibilizar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, según ha desvelado este martes el presidente del grupo socialista en la Eurocámara, Hannes Swoboda.

    El objetivo no es reformar el Pacto, lo que chocaría con la oposición de países como Alemania y Austria, sino relajar su aplicación, excluyendo las inversiones productivas del cómputo del déficit y dando más tiempo a los países para alcanzar el equilibrio presupuestario, ha explicado Swoboda.

    Renzi quiere que esta flexibilización figure en el programa de trabajo del próximo Ejecutivo comunitario y está negociando un texto de compromiso con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, con la participación de los socialistas en la Eurocámara, ha indicado el responsable socialista. Precisamente, Van Rompuy visitará Roma este miércoles para mantener un almuerzo de trabajo con Renzi.

    El apoyo del primer ministro italiano es vital para Juncker ya que si Renzi acaba pasándose al bando de Reino Unido, el primer ministro británico, David Cameron, podría lograr una minoría de bloqueo para vetar al ex primer ministro luxemburgués junto con Suecia, Países Bajos y Hungría.

    "Estamos en contacto con el señor Renzi para intentar formular un texto sobre cómo hacer más flexible el Pacto de Estabilidad sin renunciar al objetivo a largo plazo de reducir la deuda. Por lo que sé, también Van Rompuy está trabajando en un texto y ésta es una de las cuestiones que tiene que abordar porque es la condición de Renzi para cualquier acuerdo sobre un candidato", ha indicado Swoboda en rueda de prensa.

    De lo que se trata es de "excluir determinadas inversiones públicas del cálculo del déficit y de dar más tiempo para reducir el déficit". "Estos elementos son compatibles con el Tratado", ha resaltado el líder socialista. A cambio, se exigiría a los Estados miembros un "estricto cumplimiento de sus promesas" en materia de reformas estructurales, como en el mercado laboral.

    JUNCKER DEBE CAMBIAR

    Esta mayor flexibilidad en la aplicación del Pacto de Estabilidad es también una de las condiciones que exigen los socialistas en la Eurocámara para apoyar a Juncker, junto con una política europea de inmigración y un debate sobre el reparto de competencias. "No es una apoyo automático, sino un apoyo condicional", ha resaltado Swoboda, "Juncker deberá cambiar y corregir algunas de sus políticas y sus declaraciones", ha insistido.

    No obstante, ha recordado que los populares son los que han ganado las elecciones del 25 de mayo y por tanto Juncker tiene derecho a ser el primero en buscar una mayoría. "No hay nadie más que pueda lograr una mayoría en el Parlamento", ha admitido.

    El político austriaco ha dicho que no puede garantizar que todo su grupo vaya a apoyar al luxemburgués, pero ha recordado que los socialistas españoles y portugueses respaldaron a José Manuel Durao Barroso hace cinco años.

    En cuanto a la oposición de Reino Unido, Swoboda ha dicho que "trabajar con amenazas no funciona", aunque se ha mostrado dispuesto a trabajar en una "reestructuración" de las competencias de la UE y una reducción de la burocracia europea para atender las peticiones de Cameron. El resultado final podría ser una "Europa a dos velocidades" con la eurozona en el centro.

    NO HABRÁ PAQUETE DE ALTOS CARGOS

    Los socialistas europeos esperan que los jefes de Estado y de Gobierno designen ya a Juncker en la cumbre del 26 y 27 de junio y creen que un retraso al otoño sería un "desastre". Swoboda cree que Van Rompuy se limitará a proponer al luxemburgués como presidente de la Comisión, sin hacer un "paquete" con otros altos cargos. Así, el nombramiento del nuevo Alto Representante para la Política Exterior, del presidente del Consejo Europeo y del presidente a tiempo completo del Eurogrupo se retrasaría al otoño.

    Alguno de estos cargos debería ir a un socialista, según Swoboda, que ve "posible" que la primera ministra danesa, Helle Thorning-Schimdt, sea la próxima presidenta del Consejo Europeo. Además, los socialistas piden que su candidato, Martin Schulz, ocupe un cargo importante, como la vicepresidencia de la Comisión, aunque ello depende de que la canciller, Angela Merkel, le designe como representante alemán.

    Precisamente, Merkel ha dicho al resto de líderes europeos que es partidaria de "avanzar rápidamente para nombrar a Juncker" porque "cuanto más dure el debate, más tóxico se va a volver, especialmente en los tabloides británicos" y en la propia opinión pública alemana, según figura en un documento diplomático que recoge su punto de vista publicado por el periódico holandés 'De Vokskrant'. En contraste, la estrategia de Cameron pasa ahora por retrasar todos los nombramientos al otoño para ganar tiempo y negociar un paquete, según la prensa europea.

    LOS SOCIALISTAS ESPAÑOLES DEBEN ESTAR CON LAS VÍCTIMAS DE LA CRISIS

    El líder de los socialistas en la Eurocámara ha lamentado los malos resultados de la delegación española y los ha atribuido a que no apoyaron suficientemente a las víctimas de la crisis económica, por ejemplo a las víctimas de desahucios.

    "En España debería haber habido un resultado mucho mejor para los socialistas, teniendo en cuenta que eran la principal oposición al Gobierno", ha dicho Swoboda. "Es un mensaje claro para mis colegas en el grupo: cuando hay víctimas reales de la crisis debemos estar a su lado sin renunciar a las políticas pragmáticas", ha resaltado, y se ha mostrado dispuesto a colaborar con fuerzas como Podemos y los griegos de Syriza.

    Swoboda dejará la presidencia del grupo socialista en la Eurocámara este miércoles y su relevo será asumido temporalmente por Schulz. Si finalmente no es designado como candidato alemán para la Comisión, Schulz podría repetir como presidente de la Eurocámara.