28 de enero de 2020
  • Lunes, 27 de Enero
  • 12 de diciembre de 2019

    El riesgo de hambruna planea sobre Sudán del Sur ante los efectos de inundaciones, sequía y conflicto

    La ONU pide 1.500 millones de dólares con los que asistir a 5,6 millones de personas en 2020

    El riesgo de hambruna planea sobre Sudán del Sur ante los efectos de inundaciones, sequía y conflicto
    Personas con ayuda del PMA en Sudán del Sur - WFP/GABRIELA VIVACQUA - ARCHIVO

    MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

    Los efectos de la sequía con la que arrancó el año Sudán del Sur se han visto agravados por las catastróficas inundaciones que está sufriendo el país en las últimas semanas haciendo planear nuevamente la amenaza de hambruna sobre el que es el Estado más joven del mundo y que está sumido en un conflicto desde finales de 2013, según ha alertado el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

    Según los últimos datos sobre seguridad alimentaria y las previsiones de los expertos gubernamentales y de Naciones Unidas, a principios de 2020 padecerán hambre cerca de 5,5 millones de personas. Sudán del Sur ya vivió una hambruna en algunas zonas del país durante varios meses en 2017.

    El temor de la agencia de la ONU es que las inundaciones, que han afectado a más de 900.000 personas, eleven la cifra de los necesitados de asistencia alimentaria, de ahí que esté inmersa en una carrera contrarrelojo para recabar los fondos necesarios para hacer llegar ayuda a quienes lo necesitan.

    "Con todas las catástrofes que golpean el mundo, lo último que necesitamos es otra más", ha subrayado el director ejecutivo del PMA, David Beasley.

    "Conocemos los desafíos que hemos estado afrontando en Sudán del Sur, pero las lluvias y las inundaciones han provocado un desastre nacional y son mucho peores de lo que cualquiera podría haber previsto", ha reconocido. Las inundaciones han destruido 73.000 toneladas de cosecha potencial y acabado con decenas de miles de cabezas de ganado vacuno y caprino, de las que la población depende para sobrevivir.

    "De hecho, si no conseguimos financiación suficiente en las próximas semanas y meses, estamos hablando literalmente de hambruna. Necesitamos apoyo, necesitamos ayuda y la necesitamos ahora", ha advertido Beasley.

    El PMA necesita 270 millones de dólares para asegurar sus operaciones durante el primer semestre de 2020, 100 millones de los cuales son necesarios en enero para comprar y preposicionar alimentos de cara a la temporada de lluvias de mayo.

    PETICIÓN INTERNACIONAL DE FONDOS

    Por otra parte, la comunidad humanitaria, con la ONU a la cabeza, ha hecho un llamamiento este jueves por 1.500 millones de dólares con los que espera poder ofrecer asistencia a 5,6 millones de personas en Sudán del Sur en 2020.

    "Pese al periodo de relativa estabilidad desde la firma del acuerdo de paz en (septiembre) de 2018, las necesidades humanitarias siguen siendo muy altas", ha subrayado el coordinador humanitario de la ONU en Sudán del Sur, Alain Noudéhou. Según ha explicado en un comunicado, hay unos 7,5 millones de personas necesitadas de asistencia humanitaria o protección y 3,7 millones de sursudaneses desplazados internos o refugiados, siendo "mujeres y niños los más afectados".

    "El pueblo de Sudán del Sur está impaciente por la paz. El próximo año ofrece una gran esperanza de que los líderes del país comiencen el largo camino para la recuperación del conflicto", ha añadido.

    Ahora que la reducción de la violencia en el país ha permitido un mejor acceso, "llegar y proteger a los más vulnerables, especialmente las comunidades hasta ahora inaccesibles, es central en la repuesta en 2020".

    El responsable de la ONU ha dicho que el deseo es "reducir el hambre, ver una disminución en el número de niños y muertes maternas, dar a la gente a servicios básicos que necesitan para sobrevivir, y construir resiliencia en las comunidades para que puedan hacer frente a los envites continuados, como las recientes inundaciones".

    Al igual que Beasley, Noudéhou ha advertido de que si no se invierte a tiempo en la respuesta humanitaria de cara a 2020 se podrían "revertir los logros hechos hasta la fecha para mejorar el bienestar y los estándares de vida de la población".

    "La comunidad humanitaria está con el país y su pueblo para ofrecer asistencia a los más necesitados, quien quiera que sean y donde quieran que estén", ha asegurado el coordinador de la ONU, que ha aprovechado para pedir al Gobierno sursudanés y los grupos firmantes del acuerdo de paz que "aumenten la confianza de la población en la estabilidad del país" y a los donantes que mantengan su apoyo.