8 de abril de 2020
22 de octubre de 2014

Rohani arremete contra la ley que da más poder a los vigilantes morales en Irán

DUBAI, 22 Oct. (Reuters/EP) -

El presidente de Irán, Hasán Rohani, se ha pronunciado este miércoles en contra de una propuesta de ley que otorga más poder a los vigilantes que hacen cumplir la moral islámica, lo que ha reafirmado fuertemente la agenda moderada que había pasado a segundo plano desde su elección el año pasado.

La ley, propuesta por los diputados conservadores que controlan el Parlamento, daría protección legal a los ciudadanos que obligan a cumplir el código de vestimenta islámico y otros comportamientos indicados en la sharia.

La normativa reforzaría el trabajo de los vigilantes y, en particular, de los Basiji, voluntarios paramilitares que a menudo patrullan las calles y paran a los coches para preguntar a las parejas sobre sus relaciones.

El Gobierno de Rohani ya había expresado su oposición a esta ley, que incrementaría las tensiones en una sociedad dividida entre los islamistas y otros ciudadanos más seculares, pero sus declaraciones de hoy han ido más lejos.

"La sagrada llamada a la virtud no es prerrogativa de un selecto grupo de personas, unos pocos que elevan la moral y actúan como sus guardianes", ha señalado el presidente iraní. "Está por encima de todos los musulmanes exhortar al amor, respetar a los otros y la dignidad humana", ha recordado Rohani ante una multitud congregada en un estadio de la provincia de Zanjan, en el norte.

"Maldito el día en el que algunos dirijan nuestra sociedad por el camino de la inseguridad, propaguen el desacuerdo y causen distanciamientos, todo bajo la prohibición del islam", ha añadido el líder persa.

Rohani, clérigo islámico, ganó por sorprendente mayoría las elecciones presidenciales del año pasado lo que supuso una ruptura con la dura línea marcada por su predecesor, Mahmud Ahmadineyad. Busca relajar las tensiones con Occidente y volver a abordar las preocupaciones sobre el programa nuclear iraní. Sin embargo, en el país no se han vivido demasiadas reformas sociales.

ATAQUES CON ÁCIDO

El discurso de Rohani, retransmitido por televisión, se ha producido ante la indignación pública por la serie de ataques con ácido a mujeres que parecían ir inadecuadamente vestidas. Los conservadores religiosos han condenado estos hechos.

Aunque Rohani no se ha referido a los ataques, no ha dejado dudas de que el 'hijab', el vestido islámico para las mujeres, era el asunto central. "Lamento el día en el que veamos manifestaciones viciosas solo en los malos 'hijab' y tendamos a omitir las mentiras, la calumnia, la corrupción y el soborno como grandes vicios", ha dicho.

"Quiero ver que la acción de nuestros parlamentarios resulta en más unidad, más cohesión y más oportunidades de trabajo para la gente joven", ha pedido. "No hay vicio por encima del desempleo, la pobreza y la falta de oportunidad para una buena educación", ha concluido el presidente iraní.

Para leer más