8 de marzo de 2021
16 de diciembre de 2014

Rousseff retrasa la salida de Graça Foster de Petrobras mientras busca sustituto

RÍO DE JANEIRO, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

El escándalo de la 'Operación Lava Jato' en Petrobras ha dejado en una posición muy delicada a su presidenta, Graça Foster, pero la jefa de Estado brasileña, Dilma Rousseff, está retrasando al máximo su salida mientras busca un sustituto a su medida.

Para no dar excesivo protagonismo al nombramiento la idea es hacerlo público al mismo tiempo que se nombran nuevos ministros, los nuevos directores de los bancos públicos y los responsables de la presa Itaipu Binacional, según apuntan diarios como 'Folha de São Paulo'.

Miembros del Ejecutivo ya habrían empezado a sondear a varios candidatos para sustituir a Foster. Uno de los posibles es el actual presidente de Vale, Murilo Ferreira. Sin embargo, la empresa ha enviado un comunicado la tarde de este martes desmintiendo que haya sido contactado.

Vale es la segunda compañía minera del mundo y durante mucho tiempo fue una gran empresa estatal --igual que lo es Petrobras en la actualidad-- hasta 1997, cuando fue privatizada por el Gobierno de Fernando Henrique Cardoso.

En todo caso, el círculo sobre Foster se estrecha. La semana pasada el procurador general, Rodrigo Janot, pidió la sustitución de toda la cúpula de la petrolera. "Dada la desastrosa gestión de la compañía, la sociedad brasileña espera la más completa y profunda investigación de actos ilegales y el castigo de todos los implicados", dijo.

La oposición también reclama desde hace días el cese inmediato de Foster. "Es inadmisible que no se promueva un cambio radical en Petrobras. Si no hay participación directa en el esquema hay crimen de omisión, de connivencia o de complicidad", remarcaba hace poco el senador del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) Álvaro Dias, quien también criticaba la pasividad del Gobierno con los gestores de la compañía.

Este martes incluso se han producido pequeñas manifestaciones en la calle contra la corrupción pidiendo la dimisión de los directivos. Pero el Ejecutivo parece, por el momento, dispuesto a blindar a Foster a toda costa, ya que en opinión de algunos analistas ejerce de escudo para que las culpas no caigan directamente sobre Rousseff.

Tras las declaraciones de Janot el ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, salió en defensa de Foster y los actuales directores de Petrobras y dijo que no dejarán sus cargos mientras no haya indicios de participación en actos delictivos.

'OPERACIÓN LAVA JATO'

En la 'Operación Lava Jato' se investiga una red de pagos y sobornos para adjudicar los contratos de Petrobras con la que se habrían desviado hasta 10.000 millones de reales (3.051 millones de euros), de acuerdo con la Policía Federal.

Este escándalo salpica directamente a varios miembros del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) y a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, que estuvo al mando de Petrobras mientras se gestaba esta trama corrupta, aunque dice desconocer los hechos.

La Fiscalía ya ha presentado denuncias formales contra 39 personas entre las que se encuentran ex altos cargos de Petrobras y ejecutivos de seis grandes empresas de ingeniería, por la trama de corrupción en la compañía estatal.