15 de octubre de 2019
14 de julio de 2010

Rusia admite que casi la mitad de sus presos está enferma

MOSCÚ, 14 Jul. (Reuters/EP) -

Casi la mitad de los presos en Rusia está enferma, y una gran parte de ellos tiene sida o tuberculosis, según admitió anoche el Servicio Federal de Prisiones del país.

De los 846.000 prisioneros que tiene Rusia en la actualidad --la gran mayoría hombres-- poco menos de la mitad está enferma, incluidos 55.000 infectados con el virus del VIH, lo que pone de manifiesto la epidemia de sida que sufre el país y que Moscú achaca a los drogadictos que se inyectan heroína procedente de Afganistán.

El subdirector del Servicio Federal de Prisiones, Nikolai Krivolapov, añadió que 40.000 presos tienen tuberculosis, 67.500 sufren desórdenes mentales y 15.000 tienen sífilis. "El panorama general es pésimo", declaró anoche Krivolapov, quien detalló que las cifras no han cambiado significativamente respecto al año pasado.

El sistema de prisiones ruso, abarrotado y con escasos recursos, ya fue centro de atención el año pasado, cuando reconoció tener parte de culpa en la muerte del abogado encarcelado Sergei Magnitski.

Los abogados de Magnitski, de 37 años y consejero del Hermitage --una de las mayores compañías de inversión en Rusia--, afirmaron que fue retenido bajo custodia de manera ilegal y que no se le concedió el adecuado tratamiento médico mientras estaba encarcelado a pesar de las peticiones reiteradas.

Krivolapov achacó los problemas sanitarios en las cárceles a la antigüedad del equipamiento médico, afirmando que tres cuartas partes de este material están obsoletas. Los defensores de los derechos sanitarios también han culpado a las cárceles rusas por la aparición de tuberculosis resistente a los medicamentos durante las últimas décadas, ya que los presos no terminan los ciclos enteros de medicación.