20 de mayo de 2019
25 de mayo de 2008

Rusia/China.- Medvedev dice que seguirá asociándose con China aunque incomode a otros países

BEIJING, 25 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Rusia, Dmitri Medvedev, aseguró ayer que su país y China continuarán desarrollando su asociación estratégica a pesar de que haya objeciones por parte de otros países.

"Quizá la cooperación estratégica entre ambos países no guste a todos, pero entendemos que la interacción interesa a nuestros países, y la fortaleceremos de cualquier manera posible, guste o no", explicó Medvedev en el segundo día de su visita oficial a Beijing, frente a los alumnos de la Universidad de Beijing, según informó la agencia estatal rusa de noticias, RIA Novosti.

Rusia y China han compartido posturas respecto a asuntos globales en los últimos años, oponiéndose a menudo a la adoptada por Estados Unidos. En este sentido, el líder ruso firmó el viernes con su homólogo chino, Hu Jintao, una declaración de condena a los planes estadounidenses de establecer un sistema global de defensa contra misiles, alegando que amenazan el equilibrio estratégico mundial.

Además, Medvedev opina que el plan también debilita "las medidas para construir una confianza entre los países y la consolidación de la estabilidad regional". Esto supondría un freno a la relación de Rusia con China, que para el líder ruso es "un factor clave de la seguridad internacional, sin el cual sería imposible tomar decisiones fundamentales a través de la cooperación internacional".

Sin embargo, Medvedev cree que se deben desarrollar nuevas esferas de cooperación a través de la Organización de Cooperación de Shanghai (SCO por sus siglas en inglés), particularmente en la esfera de la energía. La SCO, que integran Rusia, China, Kazajstán, Tayikistán, Kirgizstán y Uzbekistán, se encarga fundamentalmente de asuntos de seguridad, por lo que muchos la ven como un contrapeso a la OTAN en la región, pero recientemente se ha mostrado dispuesta a acoger proyectos económicos y sociales.

Al principio de la jornada, el presidente ruso visitó un monumento en la Plaza de Tiananmen, antes de reunirse con el presidente del Congreso Nacional del Pueblo, Wu Bangguo. En el monumento, construido en la década de 1950 en memoria de los que murieron defendiendo a China en los siglos XIX y XX, colocó una corona de flores. En la reunión con Bangguo, Medvedev recalcó la importancia de que existan lazos parlamentarios entre los dos países. "Estos contactos son vitales, por lo que esperamos que la cooperación parlamentaria continúe en el futuro", deseó Medvedev.

El presidente de Rusia aprovechó la jornada para mostrar sus condolencias a los chinos afectados por el terremoto que el pasado 12 de mayo azotó la provincia de Sichuan, en la que han fallecido entre 60.000 y 80.000 personas. Esta ayuda ha sido recibido con los brazos abiertos, según le comunicó a Medvedev el propio Wu, que explicó que "la verdadera amistad se ve en los momentos difíciles". Además, Rusia enviará hoy nueve aviones militares a China con equipamiento para la operación de socorra que está llevando a cabo, en la misma línea de la instrucciones que le dio Medvedev al ministro de Defensa, Anatoli Serdiukov.