20 de septiembre de 2019
27 de febrero de 2018

Rusia acusa a los rebeldes de atacar a civiles que intentan huir de Ghuta pero estos lo niegan

Rusia acusa a los rebeldes de atacar a civiles que intentan huir de Ghuta pero estos lo niegan
REUTERS / BASSAM KHABIEH

MOSCÚ, 27 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Defensa ruso ha asegurado este martes que los grupos rebeldes están atacando a los civiles que están intentando salir del enclave de Ghuta Oriental, en la periferia de Damasco, durante la tregua de cinco horas que permanece en vigor desde las 9.00 horas.

El general ruso Viktor Pankov, que vigila la zona de distensión en la que está encuadrada Ghuta Oriental, ha asegurado que los civiles no pueden huir de este enclave por los disparos de las facciones armadas que controlan la zona.

"Ningún civil ha podido salir y es que los grupos armados disparan intensamente hacia el corredor humanitario que fue abierto este 27 de febrero a las 9 de la mañana", ha afirmado el general ruso, en declaraciones a la prensa.

La agencia oficial siria SANA también ha informado de que milicianos del antiguo Frente al Nusra y otras "otras organizaciones terroristas afiliadas" han disparado contra el corredor humanitario abierto para permitir la salida de civiles desde Ghuta hacia Al Wafidin, en la zona rural de Damasco.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó el lunes la imposición de una tregua de cinco horas en el suburbio de Ghuta Oriental y la creación de un corredor humanitario para permitir la salida de civiles de este enclave dominado por fuerzas rebeldes que se oponen al régimen que preside Bashar al Assad.

Según la agencia Tass, las autoridades rusas con el apoyo del Centro Ruso para la Reconciliación han creado las condiciones en Al Wafidin para recibir a los civiles que salgan de Ghuta a través del corredor humanitario. Los civiles serán trasladados en autobuses y se ha establecido una clínica móvil en Al Duweir, cerca del corredor, para atender a quienes lo necesiten.

LOS REBELDES NIEGAN LAS ACUSACIONES

Por su parte, los rebeldes han negado estar impidiendo que los civiles abandonen el enclave, asediado por las fuerzas gubernamentales desde 2013 y objeto de intensos bombardeos desde el pasado 18 de febrero que provocaron la aprobación de una resolución de la ONU llamando a una tregua humanitaria de 30 días.

"No hemos impedido a nadie (salir) y los civiles están tomando sus propias decisiones", ha sostenido Yasir Delwan, jefe de la oficina política local de la facción Jaish al Islam, en declaraciones a Reuters.