26 de abril de 2019
  • Jueves, 25 de Abril
  • 15 de febrero de 2008

    Serbia exige a la MINUK que anule la independencia y disuelva el Parlamento kosovar en caso de que la declare

    BELGRADO, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El ministro serbio de Asuntos Exteriores, Vuk Jeremic, pidió esta pasada noche ante el Consejo de Seguridad de la ONU el "pleno respeto" de la Resolución 1244 frente a cualquier intento de las instituciones albanokosovares de proclamar la independencia. Asimismo, instó al jefe de la misión de la ONU (MINUK), Joakkim Ruecker, a que "ejerza sus poderes" invalidando "inmediatamente" la independencia unilateral y disolviendo el Parlamento kosovar en caso de declararla y pidió que la misión de la UE en Kosovo se lleve a cabo con "un mandato del Consejo de Seguridad".

    "Dejémoslo muy claro. La República de Serbia nunca aceptará ninguna violación contra su integridad territorial", proclamó Jeremic durante la sesión a puerta cerrada celebrada por el Consejo de Seguridad a petición de Belgrado, citado por los medios de comunicación de serbios.

    "Nunca reconoceremos la independencia de Kosovo, nunca renunciaremos, nunca nos rendiremos si se produce este acto cobarde e incontrolado", prosiguió. "Ni ahora, ni en un año, ni en una década, nunca", proclamó. "Kosovo será nuestro hasta el final, Kosovo seguirá siendo parte de Serbia por siempre", manifestó.

    Por ello, Jeremic instó --"con toda la certeza y la fuerza moral del pueblo unido" de Serbia-- a los Estados miembros de la ONU a respetar la soberanía y la integridad territorial de su país. "Serbia nunca olvidará", aseveró. Serbia había pedido ayer esta reunión de emergencia amparándose en el artículo de la Carta de la ONU que se refiere a las amenazas directas a la paz y la estabilidad en el mundo.

    "La preservación de la integridad y la libertad de una Serbia integrada en Europa y en el mundo es la base de nuestros intereses nacionales", continuó. "Esto no cambiará, ya hemos elegido. Ha llegado el momento de que el Consejo de Seguridad y de que los Estados miembros elijan unirse a nosotros en la defensa de los principios que todos hemos cumplido profundamente", añadió.

    LA RESOLUCIÓN 1244 Y LA MINUK

    Por todo ello, Jeremic pidió al Consejo de Seguridad que garantice el "pleno respeto" de la Resolución 1244, que condene "urgentemente" el "claro intento de las autoridades de Pristina de declarar unilateral, ilegal e ilegítimamente la independencia" y que "reafirme la soberanía y la integridad territorial de la República de Serbia, incluida Kosovo".

    La Resolución 1244, de junio de 1999, establecía que Kosovo debía seguir siendo parte integrante de la entonces República Federal de Yugoslavia, y por tanto de Serbia, su sucesora como sujeto de derecho internacional. Asimismo, disponía una administración civil provisional a cargo de la ONU (la MINUK), con la presencia de fuerzas de mantenimiento de la paz dirigidas por la OTAN (KFOR), y aludía a la necesidad de una "solución definitiva" para determinar el "estatuto futuro" de Kosovo.

    Asimismo, Jeremic exigió que el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, y sus representantes especiales en Kosovo "ejerzan su autoridad". "El representante especial Joachim Ruecker debe recibir instrucciones claras y sin ambigüedades de que debe hacer uso inmediatamente de sus poderes reservados, enumerados en el Marco Constitucional para el Autogobierno Provisional de Kosovo, para, en caso de declaración de independencia por parte de la Asamblea de la provincia, declare nulo este acto y lo invalide".

    En este mismo sentido, el jefe de la MINUK debe "recibir instrucciones para disolver la Asamblea de Kosovo, con el argumento de que la declaración de independencia no es conforme con la Resolución 1244". "Él tiene ese poder, lo ha utilizado en el pasado y debe hacer pleno uso de él una vez más", manifestó.

    El ministro serbio exigió también a la KFOR que "siga ajustándose al marco legal establecido para su operación, en conformidad con el párrafo nueve de la Resolución 1244, y se mantenga neutral". "Si continúa adoptando esta actitud, garantizará que todos los ciudadanos de nuestra provincia del sur seguirán siendo receptivos a su misión de salvaguardar sus vidas y propiedades", afirmó.

    En este sentido, pidió a la KFOR que sea "especialmente sensible hacia la comunidad serbia de Kosovo" y que impida una "repetición de la limpieza étnica contra la población serbia que tuvo lugar entre la segunda mitad de 1999 y marzo de 2004".

    LA UNIÓN EUROPEA

    A juicio de Jeremic, la Unión Euorpea debe seguir "respetando plenamente todas las provisiones de la Resolución 1244, en particular la relativa a la autoridad establecida en el Consejo de Seguridad, en los párrafos cinco y 19".

    "No dejemos lugar a dudas: la República de Serbia agradece por principio cualquier demostración del profundo compromiso de Europa en los Balcanes Occidentales", aclaró. "Por esa misma razón, celebramos el deseo de la UE de incrementar su presencia en nuestra provincia del sur", prosiguió.

    No obstante, "para que la misión de la UE en Kosovo adquiera plena legitimidad internacional, tan crucial para el buen cumplimiento de su misión, se debe lograr antes un mandato del Consejo de Seguridad", advirtió.