25 de mayo de 2019
  • Viernes, 24 de Mayo
  • 15 de febrero de 2008

    Serbia reconoce que la pérdida de Kosovo es una realidad aunque no lo reconocerá

    BELGRADO, 15 Feb. (Reuters/EP) -

    El primer ministro serbio, Vojislav Kostunica, admitió ayer por primera vez que la inminente pérdida de la histórico provincia de Kosovo es una realidad, aunque prometió que el país nunca lo aceptará.

    La mayoría albanesa de Kosovo proclamará su independencia el domingo con la promesa de ser reconocida por parte de Occidente, aunque sin la aprobación de Naciones Unidas. En este sentido, el mandatario aseguró que su coalición ya ha preparado un documento para anular preventivamente "un acto de declaración de independencia de Kosovo".

    "Esta decisión confirma la unidad nacional total", dijo Kostunica, que añadió que lo que ocurrirá el domingo es una "grave violación del Derecho Internacional". Por su parte, la agencia estatal de noticias serbia Tanjug publicó que los embajadores serbios en Francia, Alemania y Gran Bretaña dejarán esos países en señal de protesta después de que reconozcan el próximo lunes al nuevo Estado.

    "Serbia tiene el derecho (...) y Serbia dará pasos concretos (...) para probar que Kosovo es parte de Serbia", aseguró además Kostunica en una conferencia de prensa. Además, uno de los líderes del Partido Radical, Tomislav Nikolic, llamó a Kostunica y al presidente, Boris Tadic, a organizar una masiva protesta contra la independencia de Kosovo en la capital la semana próxima.

    Kostunica también indicó que ha pedido una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU y que solicitará a su secretario general, Ban Ki-Moon, que de "todos los pasos y prevenga la violación de la Carta de la ONU, el Acta de Helsinki y la resolución 1244".

    La resolución 1244 fue adoptada en 1999, cuando la OTAN se desplegó en Kosovo después de bombardear Serbia para forzarla a retirar sus tropas del territorio y acabar con la limpieza étnica de los albaneses. Alrededor del 90 por ciento de los dos millones de habitantes de Kosovo son albaneses, pero sigue habiendo unos 120.000 serbios.

    PAPEL DE LA UE

    Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea se reunirán el lunes y tratarán la cuestión del reconocimiento de Kosovo, pero la decisión final la tendrá cada país. Unos 20 Gobiernos podrían reconocerlo, aunque al menos seis, entre ellos España, parece que no lo harán.

    Se espera que los veintisiete adopten un comunicado que tome nota de la independencia, prometa trabajar por la estabilidad de la zona y pida el diálogo entre Prístina y Belgrado, dijeron diplomáticos.