19 de noviembre de 2019
18 de octubre de 2019

Siria, la mayor crisis de refugiados del mundo

  • Siria, la mayor crisis de refugiados del mundo
Una niña refugiada siria en LíbanoREUTERS / MOHAMED AZAKIR - ARCHIVO

   La guerra civil en Siria, que comenzó en forma de protestas contra el Gobierno de Bashar al Assad y desencadenó una contienda con un buen número de actores armados, incluidos grupos terroristas, ha provocado la que es la mayor crisis de refugiados de la actualidad.

   Desde marzo de 2011 y hasta finales de 2018, según los datos del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), 6,7 millones de sirios habían buscado refugio fuera de su país, unos 400.000 más que un año antes.

   Aunque los sirios han buscado refugio en un total de 127 países en todos los continentes, el 85 por ciento de ellos se encuentran en los países de la región. Turquía sigue siendo el país que más sirios alberga, con unos 3,6 millones --una cifra que incluye también ya hijos de refugiados, ya que algunos sirios llevan años en territorio turco--.

   Le siguen Líbano, con unos 950.000, y Jordania, con algo más de 675.000, mientras que hasta Irak han llegado algo más de 250.000 sirios y a Egipto lo han hecho unos 132.000. Fuera de la región, el país que ha dado refugio al mayor número de sirios es Alemania, con más de 530.000, mientras que Suecia acoge a más de 109.000 y en España hay unos 13.800 refugiados sirios.

Foto: Reuters

   La carga que suponen estos millones de sirios para los países que les acogen es importante. Así, Líbano cuenta con 156 refugiados por cada 1.000 habitantes --la inmensa mayoría sirios-- mientras que Jordania tiene a 72 refugiados por cada 1.000 habitantes. En cuanto a Turquía, pese a albergar un número mayor de refugiados, estos suponen solo 45 de cada 1.000 habitantes.

   Solo el 8 por ciento del total de refugiados sirios viven en campamentos, mientras que la inmensa mayoría de ellos han optado por vivir en entornos urbanos. En el caso de Líbano, no existen campos para refugiados, por lo que los sirios viven diseminados por el país tanto en zonas rurales como en las ciudades y el 70 por ciento viven por debajo del umbral de la pobreza, según ACNUR.

   En el caso de Jordania, existen dos campamentos para refugiados, los de Zaatari y Azraq, donde han buscado refugio unos 139.000 sirios, si bien el 80 por ciento restante vive por sus propios medios y el 93 por ciento está por debajo del umbral de la pobreza, tras haber llegado apenas sin nada o haber agotado sus exiguos recursos.

   Pese a que el conflicto continúa, la derrota de Estado Islámico en Siria la pasada primavera y la reconquista por parte del Gobierno de Bashar al Assad, con apoyo principalmente de Rusia, de amplias zonas del territorio que estaban en manos de rebeldes sirios ha devuelto una relativa calma que ha animado a algunos refugiados sirios a regresar.

Foto: Reuters

   Según ACNUR, 210.900 sirios regresaron a su país en 2018, principalmente desde Turquía, desde donde retornaron 177.300, mientras que los retornos desde el resto de países de la región no superaron los 20.000. En general estos retornos fueron espontáneos o patrocinados por los países de acogida.

   Jordania, por ejemplo, ha estado alentando el regreso y optó por reabrir en octubre de 2018 su frontera con el país vecino, que cerró a raíz de un ataque terrorista en junio de 2016, lo que ha permitido a unos 153.000 sirios regresar a su país, de acuerdo con datos del Gobierno jordano.

   En cuanto a Líbano, las autoridades también han expresado su deseo de que los refugiados vuelvan a su país e incluso se les ha dado apoyo de seguridad para ello. Su presidente, Michel Aoun, sostuvo ante la Asamblea General de la ONU en septiembre "el derecho a un retorno digno, seguro y sostenible" para los refugiados.

   El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, también ha venido abogando por el regreso de los sirios a su país y de hecho ha argumentado que la ofensiva militar en curso en el noreste de Siria lo que busca precisamente en crear una zona segura para que aquellos que así lo quieran puedan retornar.

   Desde ACNUR, insisten en que "cualquier retorno de refugiados a Siria tiene que ser voluntario, digno y en un momento en el que regresar sea seguro". En un sondeo realizado entre refugiados sirios en 2018, el 76 por ciento expresaron su deseo de regresar algún día, frente al 51 por ciento de 2017, si bien el 85 por ciento dijeron no tener intenciones de hacerlo en el año siguiente y solo un 4 por ciento aseguraron que pretendían retornar.