14 de diciembre de 2019
14 de agosto de 2019

Los sospechosos del asesinato del periodista Jan Kuciak son imputados por ordenar otros asesinatos en Eslovaquia

Los sospechosos del asesinato del periodista Jan Kuciak son imputados por ordenar otros asesinatos en Eslovaquia
Homenaje al periodista Jan Kuciak y su prometida - REUTERS / RADOVAN STOKLASA - ARCHIVO

MADRID, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los cuatro sospechosos del asesinato en 2018 del periodista de investigación eslovaco Jan Kuciak y su pareja sentimental, Martina Kusnirova, han sido imputados este miércoles por ordenar el asesinato de dos fiscales y un abogado.

El Ministerio del Interior ha dicho que los sospechosos ordenaron asesinar a los fiscales Petr Sufliarsky y Maros Zilinka, así como al abogado Daniel Lipsic, según las informaciones recogidas por el diario eslovaco 'Pravda'.

Uno de los imputados por el asesinato de Kuciak y Kusnirova confesó en abril su responsabilidad en los hechos, según el portal local de noticias aktualne.sk. La Policía arrestó a los imputados en septiembre de 2018.

El último artículo de Kuciak, publicado tras su muerte, informaba de un italiano que vivía en Eslovaquia y tenía vínculos empresariales con dos eslovacos que posteriormente trabajaron para la oficina del entonces primer ministro, Robert Fico.

Los dos eslovacos dimitieron de sus cargos pero negaron estar vinculados al asesinato. Su antiguo socio italiano también negó cualquier relación con la mafia y el asesinato, pero fue detenido en marzo de 2018 por una orden de arresto por tráfico de drogas y extraditado a Italia en mayo.

Tras el asesinato de Kuciak, las protestas se sucedieron en Eslovaquia durante semanas y culminaron con la renuncia del entonces jefe del Gobierno, Robert Fico, y del jefe de la Policía, Tibor Gaspar.

A finales de marzo dimitió el vicefiscal general de Eslovaquia, Peter Sufliarsky, tras el escándalo generado por sus contactos con el supuesto autor intelectual del asesinato del periodista.

El fiscal general, Jaroslav Ciznar, anunció que Sufliarsky había accedido a abandonar el cargo después de admitir que intercambió cientos de mensajes de texto con el presunto 'cerebro' de este crimen, el influyente empresario Marian Kocner.

Para leer más