1 de diciembre de 2020
21 de agosto de 2007

Sri Lanka-. Naciones Unidas anuncia una iniciativa en Asia para ampliar el programas contra el sida en toxicómanos

COLOMBO (SRI LANKA) 21 (EP/AP)

Naciones Unidas anunció hoy que pretende ampliar los programas de prevención de VIH en Asia para drogadictos intravenosos porque el empleo de agujas compartidas es uno de los principales transmisores de la enfermedad en la región.

En algunos países de la zona, los drogadictos representan el 70 por ciento de nuevas infecciones de VIH, y el aumento del consumo de heroína en Asia del Sur suscita un riesgo en la propagación de la enfermedad, según señaló Naciones Unidas en una declaración conjunta en el Congreso Internacional sobre el SIDA en Asia y Océano Pacífico.

El congreso, que se celebró en Colombo, reunió durante cinco días a aproximadamente 2.500 representantes gubernamentales, activistas contra el sida y profesionales de salud, en un encuentro dirigido a abordar la extensión de la enfermedad

Durante el encuentro, el jefe regional para la ONU-SIDA en la zona, Prasada Rao, afirmó que "ha llegado el momento de tender una mano a los drogadictos para sacarlos de la oscuridad y exigir un nuevo enfoque en la prevención del VIH que respete sus derechos y su dignidad".

Por otra parte, Rao recordó que la drogadicción intravenosa es la segunda causa más común de infecciones de VIH en la región, donde aproximadamente 5.4 millones de personas son personas infectadas con VIH.

Asimismo, señaló que cuando una enfermedad como el sida, que sexualmente puede ser transmitida, el contagio entre drogodependiente puede llevar a propagar la epidemia entre los heterosexuales. El jefe regional afirma que "los drogadictos jóvenes suelen tener innumerables parejas y ellos son infectados y pasan la infección a sus mujeres y novias".

Según las estadísticas de ONU-SIDA, los países cercanos a la zona tienen motivos para inquietarse por la extensión de la enfermedad. Actualmente, en China se estima que el 44 por ciento de las 650.000 personas infectadas por el VIH, lo ha contraído por inyectarse droga; en Tailandia el tres por ciento del diez por ciento de drogadictos se infecta cada año con el virus; en Malasia la mayor parte de los contagios viene producido por el uso de agujas infectadas; y las drogas es también un factor clave en la transmisión de VIH en Myanmar, Indonesia y Malasia, así como en Afganistán.

La iniciativa anunciada el martes, es un esfuerzo conjunto entre ONU-SIDA en las Naciones Unidas. La oficina sobre Drogas y Crimen y la Organización Mundial de la Salud, apuestan por incrementar los programas de prevención, además de promover el asesoramiento sobre el VIH, el empleo de condón y aumentar el acceso a programas de tratamiento.

Según el Banco de Desarrollo asiático, un programa de prevención contra la drogadicción intravenosa podría costar por más de 47 dólares por persona o vida salvada. Al respecto, el coordinador regional para Asia de la Red Pacífica de Gente que Vive con el VIH/sida, Shiba Phurailatpam, señaló que la política anti-sida de muchos países en relación con drogadictos era profundamente contraproducente.

Además, afirmó que en muchos países no es tan fácil encontrar agujas limpias, que podrían prevenir la transmisión de la enfermedad, porque son consideradas tan ilegales como la drogar al ser utilizadas para su administración, y muchos drogadictos no se arriesgan a conseguir nuevas jeringuillas. Es el caso de países como Tailandia donde los programas de cambio de aguja son realizados por grupos de ayuda internacionales porque el gobierno rechaza tratar este tema.

Por otra parte, el presidente del Consejo de sida malasio, Adeeba Kamarulzaman, afirmó durante la conferencia que la política antidroga que enfoca la detención y el procesamiento de los drogodependientes daña los esfuerzos para luchar contra la epidemia. Por este motivo, propuso a estos países que la responsabilidad de trabajar con drogadictos sea transferida del sistema policial al de salud.