25 de junio de 2019
8 de junio de 2019

El sucesor designado por Nazarbayev, favorito en las elecciones de Kazajistán

El presidente en funciones, Kassym-Jomart Tokayev, se consolidará como garante de la estabilidad nacional en estos comicios anticipados

El sucesor designado por Nazarbayev, favorito en las elecciones de Kazajistán
REUTERS / PAVEL MIKHEYEV

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

El actual presidente en funciones de Kazajistán, Kassym-Jomart Tokayev, consolidará con total seguridad su mandato al frente de la ex república soviética en las elecciones presidenciales anticipadas de este domingo como sucesor designado por Nursultán Nazarbayev, el hombre que ha dominado el país durante casi treinta años y que seguirá haciéndolo en la sombra a pesar de su dimisión el pasado mes de marzo.

Tokayev, de 66 años de edad, diplomático, ex primer ministro y ex presidente del Senado kazajo, representa una opción completamente continuista que en modo alguno altera el hecho de que el destino del país seguirá ligado a Nazarbayev, líder vitalicio o "Yelbasi" de la nación, presidente del Consejo de Seguridad, presidente del partido gobernante, Nur Otan, y miembro del Consejo Constitucional.

El 'heredero' del que fuera último líder de la era soviética comparece prácticamente sin oposición -- los otros seis candidatos son unos virtuales desconocidos para la opinión pública y uno de ellos llegó a votar por Nazarbayev en lugar de por sí mismo durante los últimos comicios -- en unas elecciones confeccionadas a medida para su triunfo y sin presencia, una vez más, de observadores internacionales, que han rechazado por este motivo los resultados de todas las elecciones celebradas en el país.

En torno a Tokayev permanecerá intacta la actual red de élites nepotistas que lidera la hija mayor de Nayazbayev y presidenta del Senado, Dariga, y que comprende entre otros al propietario del mayor banco del país, Timur Kulibayev, casado con la segunda hija del autócrata, Dinara Kulibaeva, la cuarta persona más rica del país, con una fortuna personal estimada aproximadamente en 1.100 millones de euros.

Para Nazarbayev estos comicios representan la culminación de un proceso de transición cuidado al milímetro y con un objetivo en mente, impedir que se repita la situación actual en la vecina Uzbekistán. Allí se ha dado la circunstancia de que Shavkat Mirziyoyev, el sucesor de otro longevo mandatario, el fallecido Islam Karimov, ha iniciado un programa de reformas políticas y económicas, traicionando los deseos de su predecesor.

Si todo sigue según el plan, Tokayev obtendrá este domingo una cómoda victoria que le ratificará en el poder un año más, hasta la celebración de las elecciones presidenciales previamente fijadas para 2020.

DEVOTO CON INICIATIVA

La analista Joanna Lillis pide ir más allá de las apariencias en lo que se refiere a la figura de Tokayev, a primera vista un simple devoto de Nazarbayev, sobre el que se deshizo en elogios durante su discurso de investidura en marzo, según explica en una columna para el portal Eurasianet.

En realidad, el todavía presidente en funciones es un experto consumado en diplomacia internacional, representante de un país denunciado en innumerables ocasiones por su desdén hacia los Derechos Humanos y las libertades políticas, y un hombre que se ganó a pulso la confianza de Nazarbayev hace 20 años, cuando ayudó al autócrata a aplacar la llamada Opción Democrática de Kazajistán, un movimiento prodemocrático liderado por altos cargos políticos y empresarios del país.

Tokayev fue educado en Moscú y es un experto en la política china, y un hombre "absolutamente de fiar a la hora de negociar cualquier tipo de contratos con las grandes empresas petroleras del mundo", según fuentes kazajas a la agencia Reuters. Nada más asumir el poder de forma interina, se reunió en abril con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y con el presidente surcoreano, Moon Jae In, ambos socios internacionales de gran calado.

Todo ello fruto de una experiencia, añade Lillis, granjeada durante los años de 'zastoi', la era de estancamiento económico que precedió al ejercicio de supervivencia política que sería el colapso de la Unión Soviética, y por el que acabó cómodamente instalado en las más altas esferas del país hasta su nominación como sucesor, siempre con Nazarbayev y su familia entre bambalinas, un hecho que no se les escapa a los kazajos. "Todo está ocurriendo conforme al escenario designado", explica a Eurasianet un ciudadano kazajo, el entrenador personal Sholpan Bertysbayeva, de 63 años.

Contador

Para leer más


Lo más leído en Internacional