21 de enero de 2021
3 de diciembre de 2020

Sudáfrica impone nuevas restricciones y pide "hacerlo mejor" ante la pandemia de COVID-19

Sudáfrica impone nuevas restricciones y pide "hacerlo mejor" ante la pandemia de COVID-19
Personas con mascarilla en una cola para recibir alimentos durante la crisis del coronavirus en Pretoria, Sudáfrica - MANASH DAS/ZUMA WIRE/DPA - ARCHIVO

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, ha anunciado este jueves que el aumento de contagios de COVID-19 en la Bahía Nelson Mandela ha obligado a las autoridades a imponer más restricciones en la zona, al tiempo que ha pedido a la ciudadanía "hacerlo mejor" ante la pandemia.

Los contagios de COVID-19 se han incrementado en ciertas áreas de Sudáfrica, particularmente en las provincias de Cabo Oriental y Cabo Occidental, siendo la región del distrito municipal de Edén la más afectada del país.

Así, las autoridades sudafricanas han impuesto una nueva batería de restricciones, que entrarán en vigor este viernes, que implican una extensión del toque de queda, que ahora regirá desde las 22.00 hasta las 4.00 horas (hora local). Además, los negocios no esenciales, como bares y restaurantes, tendrán que cerrar durante ese período temporal.

Ramaphosa también ha anunciado limitaciones en cuanto a las horas en las que está permitido vender bebidas alcohólicas en Sudáfrica. En concreto, únicamente se podrá vender alcohol de lunes a jueves entre las 10.00 y las 18.00 horas, según ha informado el diario local 'The Star'. Por otro lado, tampoco se permitirá el consumo de esta sustancia en público.

Las reuniones sociales también se verán limitadas. Los servicios religiosos no podrán exceder el 50 por ciento del aforo de las instalaciones donde se lleven a cabo, mientras que un máximo de cien personas podrán reunirse en interiores y 250 en exteriores.

Las autoridades sudafricanas informaron el miércoles de 4.173 nuevos contagios de COVID-19, una cifra sustancialmente superior a los 2.295 notificados el martes. En este contexto, el presidente sudafricano ha expresado "preocupación" porque muchas personas no estén siguiendo las recomendaciones sanitarias, como usar mascarilla.

En este sentido, ha puesto el foco en que las admisiones hospitalarias están aumentando y ha advertido a la ciudadanía debería "hacerlo mejor" y "no debería volver a los oscuros días de junio y julio".

"Tenemos que cambiar nuestro comportamiento ahora para prevenir una resurgencia del virus y gestionar los brotes cuando ocurran", ha dicho, asegurando que los sudafricanos han de hacer lo posible para mantener la economía en funcionamiento y continuar con los esfuerzos orientados hacia una recuperación en este sentido.

Hasta el momento, Sudáfrica, el país africano más golpeado por la COVID-19, ha confirmado más de 796.000 personas contagiadas de la enfermedad, causada por el nuevo coronavirus, incluidas más de 21.700 víctimas mortales.

Para leer más