5 de abril de 2020
25 de agosto de 2008

Suecia.- Los conflictos entre los pilotos de SAS podrían producir amenazas de seguridad en sus vuelos

ESTOCOLMO, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

La existencia de conflictos entre los pilotos del grupo SAS, propietario de Spanair, podrían amenazar la seguridad en sus vuelos, según refleja hoy el diario 'Dagavisen', que cita agresiones verbales del colectivo de pilotos jóvenes sobre los mayores de 60 años.

El acoso a los pilotos de mayor edad obedece presuntamente a que se espera que el grupo escandinavo anuncie nuevos recortes de personal a la larga.

Los pilotos más jóvenes estarían intimidando a sus colegas de más edad con el objeto de que se jubilen o se retiren y así salvaguardar sus propios puestos de trabajo, ya que los empleados con menor antigüedad son frecuentemente los primeros que resultan despedidos cuando hay recortes laborales.

Los incidentes han suscitado la preocupación de las autoridades de transporte aéreo, que han demandado a los sindicatos y a la propia empresa que actúen inmediatamente para calmar la situación para evitar dañar la seguridad de los pasajeros.

Concretamente, algunos pilotos jóvenes han insultado a sus colegas de mayor edad, e incluso uno de ellos ha recibido una amenaza de ser asesinado o agredido físicamente si no abandona su puesto de trabajo.

El responsable de Aviación Civil en Noruega, Kjell Klevan, expresó su preocupación al diario y aseguró que llevan cinco meses advirtiendo a SAS sobre la gravedad de la situación, que en estos momentos parece "fuera de control".

Klevan señaló que a pesar de sus advertencias, SAS no parece haber tomado medidas concretas para redirigir el problema. "Sólo hemos recibido garantías verbales de que la seguridad de la aerolínea está siendo muy cuidada", agregó Klevan, que considera que esto no es aceptable.

La polémica ha salpicado a algunos sindicatos que también practican la marginación con los empleados mayores de 60 años ya que consideran que deberían haberse jubilado según lo establecido en el convenio, a la edad de 60 años, en vez de haber continuado en activo, lo que resulta "inadmisible".

Aunque SAS ha negado en diversas ocasiones la existencia de intimidación entre sus pilotos, una encuesta interna sobre las condiciones de trabajo revela que 160 de 800 pilotos informaron de estar siendo objeto de intimidación por parte de sus colegas.