19 de abril de 2019
  • Jueves, 18 de Abril
  • 28 de noviembre de 2014

    Taiwán acude este sábado a las urnas en unas elecciones locales que medirán la popularidad del Gobierno

    TAIPEI, 28 Nov. (Reuters/EP) -

    Los taiwaneses están llamados a las urnas este sábado para elegir a alcaldes y otras autoridades locales, en unos comicios que pondrán a prueba el apoyo del partido gobernante, Kuomintang (KMT), a dos años de que la isla celebre sus próximas elecciones presidenciales.

    La votación supone la primera consulta popular desde que miles de jóvenes ocuparon el Parlamento en marzo en una protesta sin precedentes por los planes de estrechar lazos comerciales con Pekín. China sigue considerando a la isla una provincia renegada.

    En juego están 11.130 cargos locales, pero gran parte de las miradas estarán puestas en Taipei, feudo del KMT desde hace casi dos décadas. De hecho, todos los presidentes de Taiwán han pasado antes por la alcaldía de la capital.

    Un dirigente del opositor Partido Democrático Progresista (DPP), Liu Shyh Fang, ha descrito estas elecciones como un paso previo "a la batalla presidencial". Antes, ha dicho, "no había ninguna oportunidad de derrotar al KMT" en Taipei, pero ahora la oposición aspira a arrebatarle la alcaldía a través del candidato independiente Ko Wen Je.

    Los sondeos dan una ligera ventaja a la oposición en las plazas clave de Taipei y de Taichung, otro feudo oficialista en el centro de Taiwán. Las encuestas reflejan así la creciente impopularidad del partido en el Gobierno, afectado por los escándalos alimentarios, la reforma educativa y el peso identitario de la isla como país independiente a China.

    ÓRBITA DE PEKÍN

    El militar Chiang Kai Shek se retiró en 1949 a Taiwán tras perder la guerra civil china y constituyó un Gobierno que, a día de hoy, sigue moviéndose en un delicado equilibrio entre la independencia plena y la órbita de Pekín.

    Especialmente entre los jóvenes, ha cundido la preocupación por los posibles peligros de un acercamiento hacia el régimen chino, en gran medida porque la población taiwanesa es firme defensora de su modelo democrático.

    Hace dos meses, cientos de jóvenes se concentraron en la plaza de la Libertad de Taipei en solidaridad con los manifestantes de Hong Kong y, en junio, una serie de protestas violentas en el su de la isla obligó al dirigente chino responsable de las relaciones con Taiwán a cancelar reuniones.

    Para leer más