17 de septiembre de 2019
14 de noviembre de 2014

El tirador del Parlamento canadiense realizó un 'tour' por el edificio semanas antes

OTTAWA, 14 Nov. (Reuters/EP) -

El hombre que mató a un soldado canadiense en octubre e irrumpió en el Parlamento portando un fusil antes de ser disparado había realizado un 'tour' por el edificio tres semanas antes, ha afirmado este viernes una portavoz parlamentaria.

Las informaciones apuntan a que Michael Zehaf Bibeau, un musulmán converso adicto a las drogas, habría planeado el ataque del 22 octubre con anterioridad.

La portavoz de la Cámara de los Comunes, Heather Bradley, ha confirmado que Zehaf Bibeau aparece en un vídeo realizando un 'tour' por el Parlamento el día 4 de octubre. Este tipo de visitas muestran al público el Salón de Honor, por donde Zehaf Bibeau corrió el 22 de octubre con una pistola y un cuchillo, pasando la sala donde estaba reunido el primer ministro, Stephen Harper, con sus compañeros de partido.

Zehaf Bibeau fue abatido en la puerta de la Biblioteca del Parlamento, al final del Salón de Honor, un lugar no muy alejado de la sala en la que se encontraban los conservadores y de otra donde el partido opositor, el Nuevo Partido Democrático, estaba reunido.

La Policía ha afirmado que Zehaf Bibeau grabóun vídeo en el que explicaba que sus actos estaban motivados por su oposición a la política de Exteriores canadiense. También ha añadido que en el vídeo, que no ha sido publicado, alega motivos religiosos.

El ataque tuvo lugar la misma semana en que el Gobierno canadiense envió cazas a Oriente Próximo para participar en los bombardeos contra el Estado Islámico.

Al hilo del ataque de Zehaf Bibeau, los servicios policiales y de Inteligencia han contado a Reuters que no tienen los recursos suficientes para seguir la pista a todos los extremistas islámicos que puedan suponer una amenaza para Canadá.

La Policía también ha afirmado que Zehaf Bibeau no se encontraba bajo vigilancia en el momento del ataque. Una fuente del Gobierno estadounidense ha informado a Reuters de que se creía que las autoridades canadienses tenían constancia de que podía ser una amenaza, pero no lo suficiente como para imponer una vigilancia constante.

Para leer más