19 de octubre de 2019
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 7 de marzo de 2014

    El TPI halla culpable al exmiliciano congoleño Germain Katanga por crímenes de guerra

    LA HAYA, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

    El Tribunal Penal Internacional (TPI) ha hallado culpable este viernes, en el segundo veredicto de toda su historia, al señor de la guerra congolés Germain Katanga por su complicidad en un ataque étnico que se cobró la vida de 200 civiles en 2003.

    Katanga, que fue trasladado a La Haya por las autoridades congoleñas en 2007, ha sido absuelto no obstante de los cargos de esclavitud sexual de los que también estaba acusado.

    Los cargos contra Katanga están relacionados con un ataque ejecutado el 24 de febrero de 2003 contra la localidad de Bogoro. La Fiscalía del TPI sostiene que el asalto fue diseñado para "arrasar" la localidad, ubicada cerca de la frontera con Uganda, según ha informado la cadena de televisión británica BBC.

    El magistrado jefe del tribunal, Bruno Cotte, sentenció que sin la colaboración de Katanga a la hora de dar de entregar armas a los responsables del ataque, la milicia de los Ngiti, el ataque contra Bogoro, poblada en su mayoría por integrantes de la tribu rival de los Hema no habría sido tan sangriento.

    "Sin la aportación de esas armas, los comandantes no habrían sido capaces de ejecutar el ataque con tanta eficacia", hizo saber Cotte en la sentencia que ha puesto fin a cinco años de procedimiento.

    Katanga aprovechó su psición privilegiada para gestionar el envío de las armas a la milicia a través del aeropuerto de Aveba y, por extensión, para "garantizar a la milicia los medios logísticos de los que carecía y que permitieron al grupo obtener superioridad militar sobre sus adversarios".

    Sin embargo, el tribunal ha desestimado la acusación de que Katanga due el principal responsable del ataque ya que no se ha podido demostrar que tuviera la capacidad material de dar órdenes, como tampoco se ha podido demostrar su responsabilidad en los crímenes de violación y esclavitud sexual, así como en el uso de niños soldado, si bien la investigación ha concluido que en el ataque contra Bogoro participaron menores de edad.

    En el momento del ataque, Katanga tenía 24 años de edad y era el presunto comandante de las Fuerzas patrióticas de Resistencia de Ituri (FRPI), que contaba con el respaldo del grupo étnico lendu. La Fiscalía le culpabiliza de las atrocidades cometidas por sus combatientes contra los civiles, miembros de la etnia hema.

    Los enfrentamientos en Ituri, que estallaron en 1999 y continuaron hasta 2003, comenzaron en el marco de una lucha por el control de la tierra y los recursos, si bien derivó en una guerra de tinte étnico exacerbada por la presencia de tropas ugandesas. El conflicto se saldó con la muerte de unas 50.000 personas.

    Mathieu Ngudjolo Chui estaba también acusado por estos mismos hechos, pero en diciembre de 2012 el tribunal le absolvió al considerar que no habías pruebas suficientes que sostuvieran que era comandante del Frente Nacional Integracionista (FNI), que también participó en el asalto.

    Tras el conflicto y la firma de los acuerdos de paz, Katanga fue integrado en el Ejército de RDC, si bien un año después fue encarcelado por mal comportamiento. Su caso es uno de los más antiguos en el TPI.