26 de mayo de 2019
23 de mayo de 2014

Túnez impone medidas excepcionales en su frontera con Libia

MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Túnez ha anunciado este jueves la imposición de medidas excepcionales en su frontera con Libia en respuesta a los últimos acontecimientos en el país, sumido en una grave crisis política y de seguridad, según ha informado la agencia estatal tunecina de noticias, TAP.

Tras el anuncio, el comandante de la Guardia Nacional, Alí Ksiksi, y varios altos cargos del organismo han visitado la zona fronteriza para monitorizar la situación y la implementación de dichas medidas.

El miércoles, el Ministerio del Interior de Túnez hizo público el arresto de ocho personas que entraron al país desde Libia, a las que acusa de planificar atentados terroristas, según informó la emisora tunecina Mosaique FM.

"Este grupo de extremistas llegó desde Libia (...) planeando asesinar a miembros de las fuerzas de seguridad y llevar ataques contra las instituciones gubernamentales", dijo, sin determinar la nacionalidad de los arrestados.

Las autoridades tunecinas han incrementado sus medidas de seguridad en la frontera a consecuencia del incremento de la inestabilidad y la inseguridad en Libia. Asimismo, hacen frente a las operaciones del grupo armado Ansar al Sharia, que ha ejecutado varios atentados en los últimos meses.

La semana pasada, el exgeneral libio Jalifa Haftar lanzó una ofensiva contra los grupos islamistas armados presentes en Benghazi, principalmente Ansar al Sharia, y soldados leales a su mando atacaron el domingo el Parlamento. Desde entonces, la polarización política ha aumentado en el país.

La reaparición de Haftar, que vivió 20 años en Estados Unidos, coincide con la crisis de Gobierno que el pasado lunes llevó al primer ministro interino, Abdulá al Thinni, a solicitar al Congreso General Nacional --Parlamento-- que repitiera la votación para la elección de su sucesor.

La división es patente entre el Gobierno y el Congreso General Nacional. El propio Parlamento permanece, a su vez, separado entre facciones islamistas y fuerzas más moderadas, así como entre distintos grupos regionales y tribales, lo que limita la toma de decisiones.

La parálisis es tal que la Cámara no ha aprobado los presupuestos ni ha confirmado la composición del Gobierno del nuevo primer ministro, Ahmed Maitiq, designado tras una caótica votación. El Congreso, de momento, ha ignorado los llamamientos del Ejecutivo para congelar su actividad hasta que se celebren elecciones.

Para leer más