18 de octubre de 2019
14 de abril de 2014

Turquía pide a Twitter que abra una oficina en el país y empiece a pagar impuestos

ESTAMBUL, 14 Abr. (Reuters/EP) -

Turquía ha pedido este lunes a ejecutivos de Twitter que abran una oficina y empiecen a pagar impuestos en el país, en las primeras conversaciones desde el bloqueo impuesto hace dos semanas contra esta web mientras el Gobierno de Ankara lucha contra un escándalo de corrupción.

El primer ministro turco, Recep Tayip Erdogan, bloqueó en marzo a Twitter y YouTube, acción que provocó la condena internacional, después de que se filtrasen en ambas web unas grabaciones de audio que presuntamente revelaban corrupción en el círculo cercano al líder turco.

El bloqueo se levantó hace 10 días después que el Tribunal Constitucional resolviese que infringía la libertad de expresión, una decisión que Erdogan dijo que era equivocada y debería ser anulada. YouTube continúa prácticamente bloqueado en Turquía.

El primer ministro acusó a Twitter el sábado de ser "evasor de impuestos", reiterando su postura combativa antes de las conversaciones entre su Gobierno y la compañía con sede en San Francisco. "Twitter, YouTube, Facebook son empresas internacionales. Son empresas establecidas para tener un beneficio", dijo en la ceremonia inaugural de una planta purificadora en Estambul.

"Nos encargaremos de ellos. Vendrán como cualquier otra compañía internacional y cumplirán con la Constitución de mi país, con sus leyes y con su normativa fiscal", afirmó Erdogan, según el canal de televisión CNN Turquía.

Un alto cargo turco ha indicado a Reuters que el responsable de política global de Twitter, Colin Crowell, está llevando a cabo dos rondas de conversaciones en Ankara con el objetivo de abrir un mejor canal de comunicación y ha calificado como "positiva" la primera reunión.

"El objetivo es que la compañía pague impuestos y resuelva el problema de cumplir la justa petición de Turquía de abrir una oficina de representación aquí", ha explicado.

El Gobierno turco calcula que Twitter genera 35 millones de dólares al año en ingresos por publicidad en Turquía que no pagan impuestos a Ankara, según este responsable.

Turquía dijo en el momento de la prohibición que el acceso sería restablecido si Twitter designaba un representante local, pagaba los impuestos y acordaba bloquear ciertos contenidos cuando le fuera requerido.

Para leer más