28 de octubre de 2020
7 de marzo de 2014

La UE desplegará observadores en las elecciones presidenciales cruciales para el futuro de Afganistán

BRUSELAS, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea desplegará una misión de observación electoral para contribuir a supervisar los comicios presidenciales en Afganistán que marcarán el final de la etapa del presidente, Hamid Karzai, que son vistos como cruciales para el futuro del país ante el inminente fin, a finales de 2014, de la operación de las tropas internacionales, que desembarcaron en el país en 2001.

También se renovarán Consejos Provinciales en las primeras elecciones que ofrecen la oportunidad de llevar una transferencia democrática del poder en toda la historia afgana y que la UE espera que se celebren en línea con la Constitución, la legislación nacional y los estándares internacionales, a fin de que contribuyan tanto a consolidar la democracia en el país como a la paz y estabilidad.

"Estas elecciones darán a todos los afganos la oportunidad de ejercer su derecho a determinar su futuro y enviar un mensaje claro de que no habrá una vuelta a los días de la dictadura y la injusticia", ha defendido la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, en un comunicado en el que confirma el despliegue de la misión electoral europea en respuesta a la invitación de las autoridades afganas.

El jefe de la misión de evaluación electoral europea será el eurodiputado Thijs Berman, que estará al frente de un equipo de 15 observadores internacionales basado en Kabul.

"El equipo de evaluación electoral de la UE contribuirá a ayudar a garantizar que las elecciones son lo más creíbles, inclusivas y transparentes posible", ha apostillado Ashton.

Los próximos comicios afganos serán los primeros que se organizan con las fuerzas de seguridad afganas plenamente en cabeza de la responsabilidad de su seguridad. Las fuerzas afganas asumieron la principal responsabilidad de todas las operaciones de combate el pasado mes de junio, aunque todavía cuentan con el apoyo y el asesoramiento de algo más de 52.600 militares internacionales, incluidos unos 33.600 estadounidenses.

La OTAN se ha comprometido a mantener sobre el terreno una nueva misión de entrenamiento, asesoramiento y asistencia a las fuerzas afganas a partir de 2015, pero los retrasos por parte de Karzai para firmar un acuerdo de seguridad bilateral con Estados Unidos, que dé cobertura a las tropas estadounidense que se queden, está dificultando su planificación.

Dicho acuerdo es necesario además para que la OTAN pueda concluir el acuerdo sobre el Estatus de la Fuerza que cubra al resto de contingentes de otros países. Tanto Estados Unidos como la OTAN han dejado claro que no habrá tropas sin ambos acuerdos. Los aliados han instado a las autoridades militares a planificar todos los escenarios posibles, incluido el repliegue total o una misión más reducida. La idea inicial era dejar entre 8.000 y 12.000 efectivos para la nueva misión.

Para leer más