30 de noviembre de 2020
6 de junio de 2006

UE.- Díaz de Mera (PP) dice que la Armada puede "alertar, neutralizar y ayudar" contra la inmigración ilegal en Canarias

MADRID, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El eurodiputado 'popular' Agustín Díaz de Mera opinó hoy que la Armada sí puede tener un papel en la vigilancia de las costas canarias contra la inmigración ilegal, concretamente con las tareas de "alertar, neutralizar, ayudar y derivar ayuda".

"La Armada debe mostrar el pabellón en la fachada atlántica", manifestó en declaraciones a Europa Press, un día antes de viajar a Canarias como parte de una delegación del Parlamento Europeo que analizará las capacidades de las islas para gestionar la inmigración ilegal.

Díaz de Mera calificó de "humo" las medidas de ayuda europeas anunciadas por la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega tras viajar a Bruselas el pasado 23 de mayo y, en concreto, advirtió de que la Agencia Europea de Gestión de Fronteras (Frontex) "no tiene capacidad para coordinar un dispositivo internacional" de vigilancia, especialmente en términos de "interoperabilidad" de las embarcaciones u otros medios que envíe cada país.

Según explicó, Frontex hará su labor elaborando informes y organizando vuelos conjuntos de repatriación de inmigrantes, pero para combatir la inmigración ilegal, "España tiene que usar adecuadamente todas sus capacidades, y eso incluye los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, la Policía y la Guardia Civil, y la Armada, en esos términos".

A su juicio, la UE tiene responsabilidades para hacer frente a las causas de fondo de la inmigración ilegal, pero la situación que está viviendo Canarias tiene como primera causa una "irresponsabilidad singular", la regularización de inmigrantes emprendida por el Gobierno el año pasado, que ha supuesto un "efecto llamada inimaginable".

Además, el europarlamentario afirmó que el Gobierno ha dado una "respuesta inaceptable a esta situación de crisis". Lamentó, concretamente, la "diplomacia reactiva" y no "preventiva" iniciada con los países africanos, y la gestión de los vuelos de repatriación de inmigrantes.

Díaz de Mera afirmó no tener ninguna duda de que las fuerzas de seguridad trataron correctamente a los inmigrantes que iban a ser repatriados, aunque criticó que se les mintiera --según ellos, se les dijo que iban a ir a Málaga, no a Dakar-- y que se diera publicidad a los vuelos, cuando por lo general los países de origen de los inmigrantes piden discreción. "El Gobierno no se resiste a publicar sus efímeros éxitos", declaró.

Por último, hizo hincapié en la dimensión humanitaria de la atención a los inmigrantes ilegales, sobre todo porque "se ha descubierto la presencia de enfermedades infecciosas" en inmigrantes que llegan de Africa. Por eso, reclamó que se dé a los inmigrantes atención especializada, que ninguna persona infectada sea devuelta a su país, y que los trabajadores y voluntarios que trabajan con ellos reciban toda la protección y medidas profilácticas necesarias.