3 de agosto de 2020
30 de mayo de 2008

UE.- España participará en un proyecto piloto para facilitar servicios transfronterizos con el carné electrónico

BRUSELAS, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Trece países comunitarios --España, Austria, Bélgica, Estonia, Francia, Alemania, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal, Eslovenia, Suecia y Reino Unido-- además de Islandia participarán en un proyecto piloto impulsado por la Comisión Europea para, en un futuro, garantizar el reconocimiento mutuo y transfronterizo de los diferentes carnés de identidad electrónicos que conviven en la Unión Europea. El objetivo es facilitar el acceso a los servicios públicos en estos 13 Estados miembros.

La comisaria de Sociedad de la Información, Viviane Reding aseguró que el proyecto piloto STORK (Secure Identity Across Borders Linked o identidad segura a través de las fronteras) para fomentar "el reconocimiento mutuo de las identidades electrónicas entre los Estados miembros, nos acerca un paso más a ese desplazamiento transparente de un país de la UE a otro que esperan los europeos de un mercado único europeo sin fronteras" al admitir que, en la actualidad, los carnés electrónicos en los diferentes Estados miembros "no hacen todavía lo suficiente por los ciudadanos de la UE que se desplazan".

Dado que los ciudadanos europeos utilizan alrededor de 30 millones de tarjetas nacionales de identidad electrónica para acceder a diversos servicios públicos en la UE, incluidos prestaciones por desempleo, seguridad social, declaración de Hacienda, el Ejecutivo comunitario considera "esencial" garantizar "un acceso fácil a los servicios públicos en toda la UE" para los ciudadanos comunitarios que, por motivos de trabajo, odio o estudio, se desplacen a otro país comunitario.

El proyecto, que cubrirá un periodo de tres años y contará con un presupuesto comunitario de 10 millones de euros, conectará los diferentes sistemas de reconocimiento de identidad electrónica para garantizar el uso de un carné electrónico en cualquiera de los Estados miembros. Sin embargo, el proyecto no sustituirá a los sistemas nacionales de identidad electrónica.

La iniciativa, permitirá no obstante comprobar, por ejemplo, la posibilidad de que estudiantes de un Estado miembro se matriculen en una universidad de otro Estado miembro utilizando el carné electrónico.