28 de febrero de 2021
25 de julio de 2014

La UE pide aplicar rápidamente acuerdo entre Séleka y 'anti balaka' para poner fin a hostilidades

BRUSELAS, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea ha celebrado la firma de un acuerdo de cese de hostilidades entre Séleka y los 'anti balaka' el pasado 23 de julio como paso para promover la reconciliación nacional en República Centroafricana y ha reclamado su aplicación "rápidamente" sobre el terreno.

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, ha dejado claro que la UE desea que "este compromiso sea respetado a todos los niveles y que se concrete rápidamente sobre el terreno, en beneficio de la población y el desarrollo del país" en un comunicado emitido por su portavoz.

"El foro de Brazzaville --capital del Congo donde se firmó el acuerdo el miércoles-- constituye una etapa importante de un proceso que debe reunir al conjunto de partes implicadas a reanudar el diálogo y profundizarlo a fin de que lleve a una verdadera reconciliación nacional y encarrillar al país en una vía para salir de la crisis de forma durable", ha subrayado, reconociendo "la fuerte implicación" de las autoridades centroafricanas para permitir "una gran representación" de fuerzas y partes del conflicto.

Ashton ha reconocido que el acuerdo se ha debido en gran parte a la determinación y los esfuerzos del mediador en la crisis, el presidente congoleño, Denis Sassou Nguesso, en cooperación con los países de la zona, la Unión Africana, la ONU y la UE y ha prometido que la UE continuará acompañando el proceso.

"La Unión Europea continuará acompañando este proceso y apoya a la jefa del Estado de transición, Catherine Samba Panza, en sus esfuerzos de diálogo político y de reconciliación nacional, que lleve a la transición hacia elecciones que respondan a los estándares internacionales en las mejores condiciones posibles", ha concluido en la nota.

Alrededor de un millón de personas, es decir, cerca de una cuarta parte de la población, se ha visto desplazada por los enfrentamientos entre las milicias musulmanas y cristianas. La violencia ha provocado que la práctica totalidad de la comunidad musulmana haya abandonado la capital y otras zonas del sur del país, dirigiéndose a los países vecinos o a los bastiones controlados por Séléka en el norte de RCA.

La ONU ha cifrado en miles el número de muertos y en 2,2 millones --alrededor de la mitad de la población-- el número de personas que necesitan ayuda humanitaria desde el inicio en diciembre de 2012 del conflicto tras el levantamiento armado de la guerrilla Séléka, de mayoría musulmana.

La milicia, una coalición de rebeldes de mayoría musulmana del norte del país que se hizo con el poder tras un golpe de Estado en 2013, fue acusada de múltiples abusos de los Derechos Humanos, lo que llevó a parte de la población cristiana a crear las milicias 'anti balaka' para combatir sus excesos.

Para leer más